La histórica federalización educativa…

Por Víctor Americano

La visita del presidente Andrés Manuel López Obrador tuvo de todo: mensajes entre líneas, acuerdos históricos, guerra de porras, aplausos y hasta abucheos; pero al final de cuentas, los michoacanos vimos y escuchamos a un AMLO y a un Silvano Aureoles con ganas de convertir esta visita en un parteaguas para beneficio de esta vapuleada entidad federativa, que es Michoacán.

“De una vez les digo, con toda franqueza, ya chole con estarnos peleando. Ya no es tiempo para que estemos peleando; es tiempo de la reconciliación y la unidad”, externó López Obrador en Zacapu.

Y ojalá que no sea una simulación el discurso de reconciliación; los michoacanos estamos ávidos de que de verdad tanto el presidente AMLO como el gobernador, Silvano Aureoles, ponderen los intereses y el beneficio de la ciudadanía antes de cualquier diferencia política y, a decir verdad, a los dos se les vio muy cordiales, incluso reconociendo el uno al otro en sus respectivos discursos, las acciones a favor de Michoacán y la buena disposición.

En Zacapu, además, López Obrador anunció la histórica federalización de la nómina educativa, al externar que, “en el caso de los maestros, y aquí en Michoacán se los digo, estamos dispuestos para que se federalice todo el sistema educativo. ¿Qué significa eso? Significa que la federación se hará cargo de todo lo que tiene que ver con la educación en Michoacán”. Así, textualmente, lo anunció el Presidente, para que no queden dudas.

Adiós a los aviadores, pero… ¿cómo?

“Vamos a hacer una sola nómina y la federación le va a pagar a todos los maestros. Se hará un censo previo para saber a ciencia cierta quiénes están trabajando de verdad y en qué escuelas, para evitar fraudes al sistema. Ya no va a haber aviadores”, sentenció el mandatario nacional al explicar el método que utilizará para absorber por completo el rubro educativo.

El calambre a los sindicatos

El hecho de que AMLO advierta que se va a realizar un censo en el sector educativo de Michoacán, para acabar con los aviadores y federalizar la educación, seguramente pisará muchos callos, sobre todo del sindicato magisterial, tanto disidente como institucional. Se les va a acabar su minita de oro, ya que el Presidente quiere saber perfectamente dónde está cada maestro, cuál es su escuela y qué es lo que están haciendo, o sea, mandar a volar a los aviadores. ¿Será posible realizar esto?, ¿no sería pegarle al avispero? Aún no lo sabemos, pero lo que se nota es que AMLO trae prisa, quiere dejar federalizados en su sexenio, tanto el rubro educativo como el de salud; él mismo ha dicho “el sector salud está peor que el educativo”.

Sería estupendo que los pagos a los maestros se hicieran mediante una tarjeta del Banco del Bienestar, directamente a los docentes, sin intermediarios, sin entregar cheques, ni tampoco entregar recursos a los líderes magisteriales; estoy seguro que nos vamos a sorprender en gran medida al ver los miles de millones que el gobierno se va a ahorrar al ordenar ese rubro y federalizar la nómina.

Silvano agradece

Por su parte, el gobernador, Silvano Aureoles, celebró en sus intervenciones los anuncios realizados por el mandatario nacional: “Le agradezco, verdaderamente, a nombre de todas y de todos los michoacanos, pero sobre todo a nombre de las niñas, niños y jóvenes estudiantes, de las maestras y los maestros de nuestro estado. Michoacán se lo reconoce y agradece”; además externó: “En esta histórica gira presidencial, el gobierno de la República le hace justicia a nuestra entidad”.

No sabíamos si Aureoles Conejo se esperaba el anuncio del presidente López obrador, pero en respuesta al discurso de reconciliación de AMLO, el gobernador dijo: “no queremos un México de contrastes, no queremos más divisiones y confrontaciones que nos lastima a todos. Estamos listos para trabajar y poner toda la capacidad del gobierno del estado para que, con el gobierno federal, logremos desterrar la pobreza y la marginación de nuestra tierra”.

Apuntes al margen

Los desmanes de los comuneros de Nahuatzen en el IEM y de Arantepacua en Palacio de Gobierno, en días anteriores, no se pueden dejar pasar como si nada hubiera sucedido. Quiero ser muy claro, todos tenemos derechos ciudadanos de la libre expresión, sobre todo cuando los gobiernos en turno no resuelven los temas medulares, pero una cosa es manifestarse y exigir solución, mediante una eficaz mesa de diálogo, y otra cosa es convertirse en verdaderos vándalos y que afecten los derechos de terceros mediante manifestaciones violentas. El IEM ya denunció, hecho confirmado por su consejero presidente, Ramón Hernández, pero, ¿por parte del Ejecutivo estatal qué pasará? Difícil prueba para el recién nombrado secretario de Gobierno, Carlos Herrera, de quien no cabe duda que puede con el cargo, pero la pregunta es ¿aplicar las leyes conforme a derecho o ponderar la operación política?

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo