El capricho de Santa Lucia 

Por Héctor Escalante

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció el inicio de la construcción del aeropuerto de Santa Lucia. El evento fue un acto simbólico no hubo si quiera una primera piedra, sino según datos periodísticos, se hizo un hoyo en el piso y con ese acto se inició la obra que costará más que el cancelado aeropuerto de Texcoco.

Según el gobierno la construcción del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía tendrá un costo total de 172 mil millones de pesos, que es más de los 168 mil 880 millones que se proyectaron originalmente en 2014 para el Nuevo Aeropuerto Internacional de México que se contruía en Texcoco. El Colegio de Ingenieros fue mas allá, proyectó que la obra costará 315 mil millones de pesos, 66% más que el de Texcoco.

No hay estudios de impacto ambiental, tampoco estudios de viabilidad y en los últimos días se dio a conocer que el cerro de Chiconautla, que al parecer nadie vio y que siempre estuvo ahí, estorba. La construcción estará a cargo del ejercito y se espera que se concluya en 2021 aunque anunciaron que su máximo potencial será hasta el 2069, es decir muchos de nosotros no sabremos que pasó.

El presidente está encaprichado con Santa Lucia, como lo estaba con la cancelación del aeropuerto de Texcoco.  No hay claridad en el proyecto, no sabremos sí al final será una buena decisión, tampoco sabremos los costos reales ni si va a funcionar operativamente. Todo esto al mandatario no le importa, porque es su obra y esta no es corrupta, porque lo dice él. Las cifras van a un segundo plano, cuando la única línea de comunicación es eliminar una obra corrupta y hacer una buena, con votación a mano alzada y todo.

En un país con las carencias que tiene el nuestro no podemos vivir de la política del capricho, de la política del borrón y cuenta nueva. No se pueden reinventar todas las políticas publicas cada 6 años, la continuidad de las obras no está peleadas con el combate a la corrupción ni con la austeridad republicana. Queremos todo eso en un solo gobierno.

Lo que se hizo en el pasado no tiene que ser completamente malo. Sabemos hoy que Texcoco era una mejor opción, al menos sería una opción menos cara, pero el capricho presidencial pudo más que la información y entonces hoy sabemos que  pagaremos más, porque hay una razón de peso, es el capricho del presidente.

Últimas palabras

La situación en Venezuela es dramática, durante el día vimos enfrentamientos y abusos hacia muchos civiles. El gobierno de México sostiene la política de no intervención y el respeto de naciones, aun a pesar de ver esos abusos. La falta de postura es una postura, la de no hacer nada y es lamentable.ºº 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo