Dos Bocas fortalece la soberanía energética

Las opiniones expresadas en esta publicación son responsabilidad exclusiva de los autores y no reflejan necesariamente las de Publimetro

Por Mónica Fernández Balboa

Actualmente México importa alrededor de tres cuartas partes de las gasolinas y otros combustibles que consumimos. En las últimas décadas, el gobierno tomó la decisión equivocada de abandonar el sistema nacional de refinación, compuesto por seis plantas, ubicadas en diversas regiones del país.

Sin embargo, aunque la demanda de combustibles fue en aumento, el gobierno se negó a invertir en la construcción siquiera de una nueva refinería para abastecer al mercado nacional. Con una política energética equivocada, se optó por dejar caer nuestras plantas. Durante años PEMEX se dedicó a traer del extranjero los productos y se gastaron miles de millones de pesos en supuestas reconfiguraciones que no sirvieron. Hoy esas refinerías operan a penas a la tercera parte de su capacidad.

Ante esa situación preocupante de dependencia, el presidente López Obrador decidió recuperar el sistema de producción de combustibles a través de varias medidas, una de ellas y de la mayor importancia es construir al menos una nueva refinería, en Dos Bocas, Paraíso, Tabasco. La idea es que en el mediano plazo México sea autosuficiente en gasolinas y otros derivados del petróleo.

Para ello, el gobierno lanzó una licitación pública. Sin embargo, extrañamente, quizá como resultado de que la decisión afectaba los intereses de quienes comercian con el producto, las empresas pusieron una gran cantidad de obstáculos y elevaron el costo de la nueva refinería.

Como ha sido compromiso de la Cuarta Transformación por la austeridad, el combate a la corrupción, el rescate de nuestra empresa petrolera y ante el desinterés de las empresas en participar en la licitación, el gobierno mexicano decidió correctamente aprovechar la capacidad de los ingenieros mexicanos y de PEMEX para realizar la refinería de Dos Bocas. En tres años, cuando esté lista la refinería, todos nos sentiremos orgullosos de la realidad de ese proyecto y, sobre todo, de fortalecer nuestra soberanía energética.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo