Es imposible que refinería de Dos Bocas se construya en 3 años

Las opiniones expresadas en esta publicación son responsabilidad exclusiva de los autores y no reflejan necesariamente las de Publimetro

Por María Leonor Noyola Cervantes

Una de las premisas importantes en el gobierno del presidente de la República Andrés Manuel López Obrador es que todos los males que aquejan a nuestro país son derivados de los altos índices de corrupción.

Por tanto, de los retos más importantes de la presente administración es, paulatinamente, acabar con la corrupción que impera en México, el mandatario mexicano ha sostenido, desde la campaña electoral, que este tema tan prioritario, se tiene que empezar a erradicar de arriba para abajo.

En este sentido, en días recientes el titular del ejecutivo federal anunció que, uno de sus proyectos más ambiciosos, es decir, la construcción de la refinería de Dos Bocas se llevará a cabo directamente por Petróleos Mexicanos (Pemex), quien será el encargado de administrar directamente la obra y la responsable de replantear los alcances de dicho proyecto. En este sentido, la licitación lanzada por la Secretaría de Energía se declaró desierta, lo que implica que dicho proyecto ya no estará a cargo de empresas privadas.

De ahí que, lo señalado en los primeros párrafos de este articulo, encuentra relación directa con el tema de la construcción de la refinería, pues si el objetivo es acabar con la corrupción y el hecho de que participen empresas privadas podría generar esta práctica nuevamente, tiene sentido que no se licite públicamente; sin embargo, uno de los problemas más importantes es que el proyecto costará, se dice, entre 15 mil y 17 mil millones de dólares, el doble de lo que en un principio se proyectó, dinero que, sin duda, saldría de los bolsillos de todas las y los mexicanos.

Además de que es imposible que se construya en 3 años como se había prospectado, ya que podría tardar más de seis años, por ello, considero que no sería tan viable este proyecto sin la participación del sector privado, con el consecuente aplazamiento de los beneficios que traería consigo este proyecto, es importante mencionar que si lo que se licita públicamente se cuestiona, imagínense lo que no.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo