Si el sector privado no quiere invertir en Dos Bocas es porque no es rentable

Las opiniones expresadas en esta publicación son responsabilidad exclusiva de los autores y no reflejan necesariamente las de Publimetro

Por Vanessa Rubio Márquez

La construcción de una nueva refinería (para hacer gasolina), en lugar de quizá fortalecer alguna de las ya existentes, pero sobre todo enfocarnos a la producción de crudo y transitar hacia energías limpias (como lo hace el resto del mundo), no ha sido visto con buenos ojos por el sector privado.

Al principio, la administración federal prometió que construiría seis refinerías (cuando México es experto en producción de crudo y al lado tenemos al país más eficiente en refinación, Estados Unidos). Luego, el gobierno corrigió y dijo que solamente se construiría la refinería de Dos Bocas en Tabasco. Posteriormente se nos dijo que para la construcción de Dos Bocas únicamente se invitaría a cuatro empresas internacionales que eran las que más experiencia sumaban en construcción de refinerías a escala global.

La licitación se lanzó el pasado 18 de marzo y el 9 de mayo las cuatro empresas concluyeron que el proyecto no era viable. Es decir, señalaron que no podría construirse con el costo planteado por el gobierno (8 mil millones de dólares), o en el tiempo planteado (tres años). Todas las expertas internacionales invitadas indicaron que el proyecto tardaría muchos más años en hacerse (estimando un periodo de entre 7 y 10 años) y costaría mucho más dinero que el previsto por esta administración (estimaron un presupuesto de 12 mil millones de dólares).

Un estudio de Citi publicado la semana pasada ratificó que “para que una refinería produzca 400 mil barriles diarios (que es lo que se tiene planeado para la de Dos Bocas) el costo estimado sería de 12 mil millones de dólares y la construcción tardaría aproximadamente 8 años.” Es decir, las estimaciones tiempo-presupuesto del gobierno están fuera del rango de los expertos y de las propias compañías privadas internacionales que el mismo gobierno consideró eran las mejores para llevar a cabo el proyecto.

Conclusión: no obstante lo dicho por todas estas voces expertas, se ha tomado la decisión de declarar desierta la licitación y la refinería, aunque inviable, y a costa de los recursos de todos los mexicanos, será construida por Pemex.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo