La imposible autocrítica de la 4T

Por Héctor Escalante

Recién se cumplirán 5 meses y medio del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Durante este tiempo el gobierno no ha tenido errores, de hecho, las cosas van muy bien, los errores son del pasado, del gobierno anterior o del anterior a ese. Este es el mensaje de la Cuarta Transformación, es lo que dice el mandatario y su gabinete, sin embargo, la realidad es otra.

La comunicación del presidente radica en repetir un discurso, el del pasado fallido contra el del presente correcto, el de decir verdades a medias, incluso repetir mentiras. Desde el gobierno se ve otro México, el de los números felices, el de las cuentas alegres, el de la porra al presidente y los bots a su disposición.

No hay errores porque jamás se van a reconocer, eso quiere decir que no habrá un error en el sexenio. La razón, sencilla, porque lo dice el Presidente, lo que él diga será la única verdad. Mucho menos esperamos que su gabinete cuestione una decisión, ellos asienten, aunque en muchos casos saben que se piden cosas imposibles.

Que nadie se atreva a criticar, porque ahí vienen la cargada digital, esa que se disfraza de ciudadanía pero que lo único que hace es intentar aniquilar a quien critique al nuevo gobierno. Claramente movidos por el gobierno y azuzados por los antes críticos, hoy porristas del gobierno.

El mandatario alardea que hay libertad de expresión, al tiempo que señala una velada amenaza, “pero si se pasan ya saben lo que sucede”, remata diciendo que no es él sino la gente. Libertad de expresión sí, siempre y cuando se utilicen a las instancias del gobierno para atacar a quien piense distinto, una batalla desigual.

Eso de la crítica al presidente quedó en el pasado, su lógica es que a partir del primero de diciembre pasado no hay más que alabanzas porque no hay errores. La crítica solo la pueden hacer desde la Cuarta Transformación, porque el primero de diciembre del 2018 cambiaron las cosas, así por arte de magia.

Hoy, a menos de 6 meses del gobierno sería deseable la autocrítica, reconocer errores no quita legitimidad. Es necesaria una real libertad de expresión, donde las críticas no sean aplastadas y minimizadas desde el poder, por legítimo que este sea. Los equilibrios siempre ayudarán a que un gobierno trabaje de mejor manera, de lo contrario estamos destinamos a transitar el camino que llega al autoritarismo, eso es lamentable.

Últimas palabras

En la CDMX se vive una crisis ambiental, hacen falta protocolos y una vez la culpa es de gobiernos pasados, aun cuando la jefa de gobierno perteneció a esos gobiernos pasados y de ella dependía el medio ambiente.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo