Lo cortés no quita lo valiente

Por César Cravioto

Ante la amenaza de Donald Trump de poner nuevos aranceles a los productos mexicanos, López Obrador mostró altura política e invitó a un diálogo para buscar una solución pacífica ante las controversias, no sin antes ofrecerle a su homologo algunos recordatorios.

En días recientes el presidente norteamericano anunció vía twitter que impondrá aranceles del 5% a todos los bienes procedentes de México a partir de 10 de junio si el gobierno mexicano no hace nada para frenar a los migrantes indocumentados que llegan a Estados Unidos.

AMLO le informó al presidente de Estados Unidos que ya envió a una comisión encabezada por el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, para que se reúna con el secretario de Estado de la Unión Americana y funcionarios estadounidenses.

En una carta al gobierno norteamericano en respuesta a la amenaza arancelaria, el Presidente asegura que: “antes que nada proclamo los derechos fundamentales del hombre, el derecho a la libertad de palabra, el derecho a la libertad de culto, el derecho a vivir libres de temores y el derecho a vivir libres de miserias. Los seres humanos no abandonan sus pueblos por gusto sino por necesidad”.

Líneas más adelante López Obrador pide actuar con prudencia y resolver el problema migratorio mediante el dialogo, sin llegar a la confrontación, ni afectar los intereses de ambos países: “profundizar en el diálogo, buscar alternativas de fondo al problema migratorio”, y lanza una advertencia: “Recuerde que no me falta valor, yo no soy cobarde ni timorato, sino que actúo por principio, creo en la en la política que entre otras cosas se inventó para evitar la confrontación y la guerra”.

“No está de más recordarle que en poco tiempo los mexicanos no tendrán que acudir a los Estados Unidos, la migración será opcional, no forzosa, esto porque estamos combatiendo la corrupción el principal problema de México, ¡Como nunca! , y de esta manera nuestro país se convertirá en una potencia de dimensión social”.

AMLO exhorta a Trump a que recuerde que: “Dentro de muy poco tiempo nuestros paisanos podrán trabajar y ser felices donde nacieron, donde están sus familiares y sus culturas”.

Tras un recordatorio con fundamento histórico le informa que: “el mejor presidente de México, Benito Juárez, mantuvo excelentes relaciones con el prócer republicano Abraham Lincoln,(…) posteriormente, cuando la expropiación petrolera, el presidente demócrata Franklin D. Roosevelt entendió las profundas razones que llevó al presidente Lázaro Cárdenas a actuar a favor de nuestra soberanía”.

El Presidente menciona que está asumiendo su responsabilidad, pero que le es difícil cambiar de la noche a la mañana, tantos años de injusticia en México, marcados por la corrupción.

López Obrador ha sido muy cuidadoso porque sabe que la imposición de aranceles a nuestro país tiene fines políticos de cara a las elecciones presidenciales del 2020, pues Trump no ha cumplido en su totalidad con sus promesas de campaña, entre otras el construir un nuevo muro a lo largo de la frontera con México, y está tratando de conseguir apoyo popular con esta medida que es una decisión política.

Al respecto en la misiva también le recuerda que: “el lema de ‘Estados Unidos es Primero’ es una falacia porque hasta el fin de los tiempos, incluso por encima de las fronteras nacionales prevalecerán la justicia y la fraternidad universales”.

AMLO ha renunciado a aplicar la ley del talión o la represalia, a cambio propone la prudencia y la responsabilidad. “No creo en la ley del Talión, en el ‘diente por diente’, ni el ‘ojo por ojo’… creo que los hombres de Estado y aún más los de Nación estamos obligados a buscar soluciones pacíficas a las controversias y a llevar a la práctica por siempre el bello ideal de la No- violencia. La Estatua de la Libertad no es un símbolo vacío”, le recuerda a su homólogo estadounidense.

La carta fue un texto digno, bien templado, en son de paz y con mucha claridad. Aquellos que la critican les interesa más el fracaso del país en lugar de que México salga fortalecido de esto.

Desde el principio de su gobierno AMLO propuso al mandatario estadounidense optar por la cooperación para el desarrollo y ayudar a los países centroamericanos con inversiones productivas para crear empleos y resolver de fondo el problema migratorio: “Usted sabe que nosotros estamos cumpliendo con nuestra responsabilidad, de evitar en la medida de lo posible y sin violentar los derechos humanos, el paso por nuestro país”, concluye no sin antes despedirse de Trump bajo la firma de su amigo, Andrés Manuel López Obrador.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo