Próxima batalla por México

Por David Olivo

Filtrar su agenda política en la Reforma del Estado y Electoral es prioridad para el primer mandatario mexicano, pues los logros que de ella coseche trazarán el camino del gobierno de la 4T. Corresponde, entonces, a los legisladores de ambas cámaras establecer la dirección de los debates de las próximas semanas, garantizando una ruta imparcial para cada eje temático.

El contenido será evaluado, en primer término, en foros de discusión, donde se dará voz a especialistas, académicos, autoridades electorales y de más actores políticos con tal de integrar un mapa completo al respecto. Esto debido que esta nueva Reforma atravesará funciones vitales de la vida democrática que comprenden desde el Sistema de fiscalización y austeridad hasta el Régimen Electoral.

Es por ello que la amenaza del Ejecutivo no es poca cosa y aún menos es una suposición, ya que la pretensión presidencial es instaurar la Revocación de Mandato y el uso constante de Consultas Populares a través de este espacio legislativo que pronto se abrirá a la discusión.

Sobran razones para estar en contra de esta iniciativa que regresaría a AMLO a las urnas en la Elección de 2021, pero las dos principales se centran en la posibilidad de reelección por parte del titular del Ejecutivo y el efecto arrastre de Morena que podría impedir el desarrollo del Proceso Electoral con libertad.

La implementación de estas medidas no abona nada al actual sistema democrático nacional, dado que desvirtúa la figura presidencial con una artimaña que bien podría asegurar la permanencia de Lopez Obrador en su cargo. Y es precisamente este contexto el que exige un extremo cuidado sobre los temas a tratar, pues la actuación de los bloques partidistas definirá la nueva historia nacional.

Con esto en mente deben tomarse las próximas decisiones, las cuales tienen la responsabilidad de velar por el bienestar ciudadano sobre los intereses electorales de algunos gobernantes. Pero sobretodo, defender la división de poderes y evitar la concentración de poder, práctica dañina para la libertad de las naciones.

Sin duda, el papel principal será de las fuerza de oposición tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados, donde legisladores de Acción Nacional tienen la obligación de trabajar en conjunto para frenar los deseos del actual régimen. Y no es ponerse en contra por el hecho de hacerlo. La razón son las malas decisiones del señor presidente que le cuestan a México.

La próxima batalla por México se entablará en la Reforma Política y la razón debe persistir, evitando la mano de presidencial en temas que no corresponden a su cargo. Que gobierne y ponga en orden los asuntos internacionales con Estados Unidos, cuestión para nada sencilla donde debe defender con estrategia, madurez e inteligencia la máxima mexicana de autogestión y libertad de los pueblos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo