Gana el líder estadista

Por César Cravioto

Luego de tres días de negociaciones en Washington, la delegación de México logró frenar y suspender indefinidamente la imposición de un arancel del 5% a todos los productos nacionales que se hubieran aplicado a partir del día de hoy, 10 de junio.

Los nubarrones que había sobre nuestra economía se despejaron, dando lugar a una batalla ganada, gracias a la prudencia y estrategia del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y de su equipo. Se impuso el proyecto nacional del gobierno lopezobradorista y el equilibro de las relaciones internas y externas de México.

Triunfó la prudencia del Presidente, su rechazo a la confrontación, su persistencia en el diálogo, su convocatoria a la unidad, su apego a los principios de la política exterior como el mejor camino para hacer valer la dignidad y defensa de los intereses de México, liderados por un mandatario estadista y no supeditado a los intereses extranjeros ante una relación interdependiente y una geografía que se impone.

AMLO ha tendido puentes de entendimiento para combatir la polarización y el desencuentro con la superpotencia norteamericana, y con ello da confianza en su mando como Presidente y el principal abanderado de la cuarta trasformación.

Estados Unidos ratificó su compromiso de invertir y brindar mayor apoyo para el desarrollo y la prosperidad en el Sur de México y Centroamérica, de acuerdo con el plan integral presentado por el presidente López Obrador, con Honduras, El Salvador y Guatemala.

Para hacer frente al fenómeno migratorio AMLO ha sostenido que el camino es la creación de empleos y que se atienda el problema de fondo de la falta de oportunidades de trabajo y de bienestar en los países centroamericanos “no el uso de la fuerza, no el uso de las medidas coercitivas, sino la solución pacífica de la controversias entre naciones y la solidaridad y cooperación entre pueblos y países”.

Con un equipo encabezado por el canciller Marcelo Ebrard, México se comprometió a fortalecer las medidas para la aplicación de su Ley Migratoria y el despliegue de la Guardia Nacional en la frontera sur, así como el desmantelamiento de las organizaciones de traficantes de personas, redes de financiamiento y trasporte ilegales.

Nuestro país también aceptó que Estados Unidos retorne sin demora a México a los migrantes que soliciten asilo, en tanto se resuelve su trámite, con ello México dará oportunidades de trabajo, educación y salud a las personas que esperen en territorio mexicano en término de su proceso en EU.

Las fortalezas están en nuestras diferencias, no en nuestras similitudes, escribió Stephen R. Covey, bajo esta lógica México y Estados Unidos salen fortalecidos de esta negociación, en su relación bilateral para enfrentar los retos compartidos y las diferencias a través de la fuerza del dialogo interinstitucional entre ambos países.

Para aquellos que critican el acuerdo basta que nombremos qué hicieron los del Prian de la política exterior, el tema migratorio y comercial: el “comes y te vas”, el plan Mérida, votos contra países hermanos en la OEA, exportamos 500 migrantes anuales, dependencia y más dependencia económica de los EU.

Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno, felicitó también al Presidente por su “extraordinaria intervención y negociación en este difícil proceso”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo