Los millenials tienen peor salud financiera que cualquier otra generación

Por Lourdes García
  • María de Lourdes García
  • Product Owner de piggo
  • Lourdes García estudió Diseño Textil en la Universidad Iberoamericana y cuenta con una maestría en Business & Technology por Collective Academy.  Comenzó su carrera en el Mercedes-Benz Fashion Week y después dio un brinco al mundo financiero en 2014 incorporándose al área de marketing en GBM. Hoy encabeza el área de producto de piggo. Encuéntrala en twitter como @LouGarciaG

Más del 60% de los millenials viven de forma precaria económicamente hablando, esencialmente cubriendo sus gastos nómina contra nómina y sólo el 38% se sienten estables en su vida financiera de acuerdo a algunas encuestas realizadas por bancos.

Millenials, inseguros financieramente

De acuerdo a una encuesta realizada a personas entre 23 y 38 años por un banco norteamericano, los millenials se sienten muy inseguros cuando se abre la conversación sobre sus finanzas personales.

A su vez, han expresado la gran desconfianza que tienen ante las instituciones tradicionales, incluyendo los medios de comunicación clásicos y son muy pesimistas ante el crecimiento social. Esta situación ha generado que su desconfianza aumente ante instituciones como el capitalismo, la democracia, el gobierno, los bancos y las empresas de tecnología por ejemplo, las cuales visualizan como corruptas. Simplemente no confían en el sistema, saben que sus datos están siendo utilizados en todo momento.

A diferencia de otras generaciones, la generación millenial no se siente particularmente satisfecha con su vida, su situación financiera, su trabajo el gobierno y los líderes de negocio. La gran mayoría acepta vivir nómina contra nómina. Esto último, quiere decir que cubren sus gastos al 100% con el dinero que reciben cada quincena y no es necesariamente por decisión propia. Las condiciones laborales han cambiado llevándolos a contar con menos ingresos disponibles y esto, aunado a la gran desconfianza que sienten por las instituciones ha generado que ahorren menos afectando su patrimonio a futuro. Lo preocupante es que, el seguir con este ritmo se ha convertido ya en una costumbre y están perdiendo foco sobre el impacto que esto genera en su estilo de vida a largo plazo, retrasando el poder comenzar a crear a un edad más temprana su propio patrimonio, retrasando el poder de compra para un bien inmueble, casa o simplemente para el retiro. Están sumergidos en el día a día y en la satisfacción a corto plazo.

Es muy importante tomar en cuenta que las prácticas de consumo han cambiado en los últimos 10 años de forma abismal y la facilidad de compra se ha traducido en tan sólo dar un click. Así los jóvenes, comienzan a realizar compras y utilizar servicios sin pensarlo, transformándolas en ocasiones en una necesidad, cargando con mayores porcentajes de deuda al no poder cubrir este tipo de gastos.

Si te sientes identificado con esta situación, es momento de reflexionar y comenzar a informarte más para tomar mejores decisiones sobre tus finanzas personales. Recuerda que una finanzas sanas ayudan a tener una mente sana. El estrés financiero puede dañar tu salud.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo