Un gobierno que no acepta críticas

Por Kenia López Rabadán

Es sabido por todos, que el titular del Ejecutivo no acepta a todo aquel que emita alguna crítica, análisis o estudios y calificaciones que no le favorecen, optando por atacarlos durante sus conferencias mañaneras o simplemente ignorarlos.

Recordemos cuando el presidente calificó de “muy hipócrita” a la agencia calificadora Fitch Ratings cuando colocó con perspectiva negativa la deuda de Pemex, o cuando en marzo de este año acusó a las calificadoras de tener un “comportamiento que resulta ilógico”.

Considero importante que el presidente debe comprender que México está inmerso en un mundo globalizado, y que las críticas no solo están hechas para atacar y denostar, sino para que se visibilice lo que está mal y se pueda corregir, como es el caso de las calificadoras en el ámbito económico, que basan su resultados en parámetros objetivos muy precisos y aplicables a todos los países susceptibles a recibir una calificación crediticia.

Los parámetros no son diferentes de un país a otro, simplemente de acuerdo al grado de institucionalidad, disciplina financiera, seguridad jurídica, estabilidad interna, etc., es como se otorgan estas calificaciones.

En el caso de México, el actual gobierno ha tomado decisiones críticas que poco, muy poco benefician la economía e inversión en nuestro país como la cancelación millonaria del aeropuerto, la construcción de la refinería dos bocas con bajas probabilidades de tener éxito, el cuantioso tren Maya, etc., lo que coloca en riesgo la estabilidad financiera y certidumbre de los inversionistas.

Es por lo anterior que México tiene una baja calificación crediticia, pues todo es consecuencia de la toma de malas decisiones.

El gobierno debe corregir su forma de conducir la política económica del país y mandar señales de tranquilidad a los inversionistas, pues solo con decisiones certeras que abonen al clima económico, es como se logrará que las estimaciones económicas nos favorezcan.

No se trata de estar a favor o en contra de un gobierno, las calificaciones deben servir para reconocer y atender lo que se está haciendo mal en materia económica.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo