¿Cuál fue el acuerdo con Trump?

Por Héctor Escalante

El reciente acuerdo entre México y Estados Unidos dejó muchas más preguntas que respuestas. Hoy no sabemos si hay letras chiquitas que debamos leer en el documento al que llegaron los gobiernos. Por un lado el canciller Marcelo Ebrard presume el acuerdo como un gran logro de la diplomacia mexicana y por otro lado, Donald Trump señala que hay una parte del acuerdo que no se ha dado a conocer y que beneficiaría a su gobierno.

Serán 45 días los que tenga el gobierno de México para convencer al gobierno de los Estados Unidos de que ha hecho lo necesario para contener el flujo migratorio, los números de inmigrantes ilegales en la frontera norte se han incrementado de manera importante y parece una tarea sumamente complicada.

Todo parece indicar que Donald Trump da por hecho que México aceptaría convertirse en el tercer país seguro. Lo que quiere decir, convertir a nuestro país en el lugar de acilo de miles de indocumentados que por distintas razones, entre ellas el endurecimiento de las políticas migratorias de EUA, no puedan llegar a su país destino y tampoco puedan regresar a su país de origen, lo que implicaría tener a miles de migrantes en nuestro país.

El problema para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador es que la embestida de Donald Trump está a la vuelta de la esquina, si bien fue un logro a secas, el llegar a un acuerdo que impidió el gravamen del 5% a los productos nacionales. La moneda de cambio fue de alto valor, las de perder las tiene México.

No podemos pensar que no hay buenas intenciones en el gobierno de AMLO, pero tampoco podemos afirmar que hubo inteligencia en la negociación. La presión de EUA y el compromiso adquirido nos deja ante una situación delicada de política interna para los próximos días y encamina una crisis tanto en la política exterior como en la interior. El flujo migratorio no se detendrá de la noche a la mañana, 45 días son muy pocos.

Las formas irracionales de Trump y la poca claridad del gobierno mexicano nos dejan ante más dudas que respuestas. La definición del no gravamen nos dejó ante la indefinición de la política migratoria. Hoy sabemos que no se dio, pero no sabemos que se acordó, pronto tendrán que salir los detalles de los nuevos compromisos adquiridos, el tiempo dirá si fue un buen acuerdo para México o solo ganamos tiempo y cedimos para hacerle el trabajo sucio en la campaña de Donald Trump.

Últimas palabras.

El secuestro y asesinato de Norberto Ronquillo ha pegado fuerte en la sociedad y al gobierno de Claudia Sheinbaum, nadie dice que el tema de inseguridad es culpa de este gobierno, pero desde diciembre sí es su responsabilidad. Su comunicación ha sido de limitada a mala.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo