AMLO: A un año del triunfo

Por César Cravioto

Tuvieron la oportunidad a lo largo de décadas y no lo hicieron. Ahí están los datos. Creció la violencia, la corrupción, la impunidad. Dejaron un legado de pobreza, polarización social, descrédito, malestar social, una institucionalidad corroída. Desde el poder gobiernos anteriores arruinaron a México. Eso heredamos.

En contraste, desde el 1 de julio de 2018 el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha demostrado que hay otra forma de gobernar. Llegó a la presidencia con un triunfo electoral de 30 millones de votos, y a un año, continúa con la mayor aprobación para un mandatario en la historia de México, respaldado por 18 años de trayectoria política previa a su investidura presidencial.

El voto fue una oportunidad otorgada, una opción ciudadana. AMLO ha descrito el esfuerzo para arrancar su gobierno con el símil de un “elefante reumático y mañoso que hay que estarlo empujando”. A lo largo de su gestión la lucha contra la corrupción ha sido uno de los bastiones del rumbo de la economía para destinar el flujo de recursos recuperados hacia la política social.

Ha transformado el discurso público, la narrativa antes institucional y caduca, con temas que eran tabú. La gran aprobación de la figura presidencial se relaciona con su forma de comunicar cambiado el tono, el ambiente, el sentido del no entendimiento, del acatonamiento y la gomina a favor de la inclusión, la persuasión, la explicación, la apertura, la transparencia. Baste recordar la frase dicha en días recientes: “No tiene mucha ciencia gobernar, la política tiene más que ver con el sentido común, que es, eso sí, el menos común de los sentidos”.

AMLO está en las mesa de todas las conversaciones. Dicta la agenda. Para el académico Ramón Morales, experto en discurso político, el liderazgo del presidente de México se caracteriza por no generar crisis ni confrontaciones ante cualquier situación desagradable, que evita los duelos de voluntades y deja que sus opositores hablen en su contra, mientras él sigue actuando con normalidad. Es un líder que conecta con la gente, que hace que los mensajes lleguen directamente al ciudadano, y genera un ambiente basado en la confianza para el cambio que piden los ciudadanos”.

Desde el pasado 1 de diciembre, cuando asumió el gobierno, AMLO ha avanzado con los compromisos que estableció en su campaña electoral: ha enfrentado la mayor embestida de robo de combustible del país “la guerra contra el huachicol” asumiendo que el nuevo modelo económico del país es combatir la corrupción y gobernar con honestidad, acabar con los privilegios de una élite a favor de de su promesa de “primero los pobres”, toda vez que el 90% de la población mexicana ha visto disminuir sus ingresos en los últimos cuatro años.

Para combatir el delito, el gobierno cerró las válvulas de los cuatro principales ductos que abastecían combustible a diez de los 32 estados del país, y el robo del combustible bajó considerablemente con una política económica que apuesta por la recuperación y saneamiento de Petróleos Mexicanos, (Pemex).

El primer decreto oficial de López Obrador como Presidente de México fue crear la Comisión para la Verdad para investigar la muerte de 43 estudiantes de la escuela Normal Rural de Ayotzinapa, que tiene como misión conocer la verdad y castigar a los responsables: los autores materiales e intelectuales.

Así mismo, se creó la Guardia Nacional a partir de una reforma Constitucional. Es un cuerpo de seguridad integrado por la Policía Militar, la Policía Naval, así como algunos miembros de la Policía Federal. La nueva corporación sustituirá en los próximos cinco años, a los soldados y marinos que desde 1997 realizan labores de policía y combaten la delincuencia organizada.

En coordinación con Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México, se determinó que la Guardia Nacional también operará con patrullaje en la capital del país , y algunas alcaldías limítrofes con el Estado de México y Morelos.

Así mismo, tras una consulta nacional entre el 25 y 28 de octubre de 2018 el Presidente canceló la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, en Texcoco, bajo los principios de racionalidad y transparencia que han normado este gobierno, auditando compañías “que pretendían beneficiarse con licitaciones torcidas, adjudicaciones a modo, contratos amañados”, aseguró el Presidente.

Apostó por el aumento del salario mínimo de forma ordenada: el día en que AMLO llegó a la presidencia, permitió que el salario mínimo general recuperara 27 años de pérdidas en poder adquisitivo. Una de sus promesas en campaña fue poner a la venta el avión presidencial y la cumplió. Actualmente el mandatario usa vuelos comerciales para trasladarse por todo el país.

También procedió a extinguir el Estado Mayor Presidencial, “fuerza armada muy onerosa”, dijo.

Cerró, como prometió, la Residencia de los Pinos, y a partir del 1 de diciembre ésta se convirtió en un recinto cultural que abrió sus puertas al público en general. Prometió y cumplió no alojarse en Los Pinos. Ofreció y cumplió cancelar las pensiones de cuatro expresidentes además de choferes, guardias, secretarios, edecanes y gastos de representación como parte de su campaña anticorrupción y programas de austeridad gubernamental. Esas prestaciones quedarán en el olvido.

Recortó los altos salarios como política de austeridad, bajó los salarios más altos de su gobierno y aumentó los más bajos; además aseguró que todos los funcionarios públicos están obligados a declarar sus bienes y posibles conflictos de interés.

No claudica en su lucha contra la corrupción. El pasado 28 de de mayo giró una orden de aprehensión contra el exdirector de Petróleos Mexicanos, Pemex Emilio Lozoya y contra el dueño de Altos Hornos de México, Alonso Ancira.

Prometió que no aumentará los impuestos, ni habrá déficit importantes. Ha cumplido.

Hoy hay una nueva Reforma Laboral que promueve el voto libre para elegir a líderes sindicales. De acuerdo con la nueva legislación los integrantes de sindicatos, federaciones y confederaciones tienen derecho a la libre afiliación y participación por lo que no podrán ser obligados a formar parte de algunos de éstos. La reforma laboral establece que los sindicatos podrán perder registro por extorsión.

Bajo su administración, y como parte de la Reforma Laboral se ha permitido que las trabajadoras del hogar expongan sus agravios en el congreso federal, y han conseguido que se les otorgue derechos laborales básicos para los sectores más vulnerables.
No olvidemos que como jefe de gobierno de la ciudad de México (2000 -2005), expandió el gasto para asistencia social al incluir una pensión para las personas de la tercera edad.

Hoy, pensionados y jubilados del IMSS e ISSSTE reciben una pensión universal que subió a lo doble con mil 274 pesos mensuales.

Entre unas de las reformas constitucionales promulgadas por AMLO se encuentra la extinción de dominio que consiste en la recuperación del bien “mal habido” de la delincuencia común y de los corruptos quienes no tendrán derecho a fianza y les serán confiscados los bienes. También impulsó la reforma constitucional que convierte en delito grave, los hechos de corrupción, robo de combustible, y fraude electoral.

De igual modo y como otro logro, el 12 de diciembre de 2018 el Presidente firmó una iniciativa para cancelar la Reforma educativa de la pasada administración y envió un memorándum para se eche abajo y se garantice la educación pública obligatoria, laica, pluricultural, de calidad y gratuita.

No da tregua. No ha fallado a sus reuniones diarias a las 6 de la mañana con todo su gabinete, para posteriormente presentarse ante los medios de comunicación en lo que ha dado en llamar “las mañaneras”, un ejercicio de apertura, escrutinio y transparencia que lo lleva a consolidar día a día su posición como el líder que se pone al frente dispuesto a defender su proyecto de nación.

El primer presidente de izquierdas que gobierna el país continuará su rumbo como un político pragmático, un demócrata comprometido que trasformará a México en lo político, económico y social.

Para López Obrador, no existe la opción de fallarle a las más de 30 millones de personas que le entregaron su voto en busca de un cambio político, ético, ideológico: como si se tratara de una bocanada de oxígeno. Esto es apenas el principio del trayecto de un presidente destinado a poner en marcha una gran trasformación de la que también somos testigos y actores.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo