Fuerza y pasión

Por Jessie Cervantes

Cumplir un sueño podría decirse sencillo, pero siempre debe tomarse en cuenta que ese sueño debe ser alimentado con optimismo y esperanza, así como la motivación para materializar ese deseo en la realidad. En muchas ocasiones sientes que el tiempo en tu vida transcurre demasiado rápido, pero ésta es la señal más clara de que la constancia y la perseverancia que le agregas a lo que amas, ya han dado frutos.

Y es que no es fácil abrirse camino en la vida, pero es el doble de complicado cuando se trata de la música, pues hoy en día la afluencia de artistas emergentes se ha vuelto mayor con respecto al incremento en el uso de las redes sociales; sin embargo, el esfuerzo es el paso clave que debes de dar para alcanzar el sueño de hacer y vivir por y para la música.

Veinte años, millones de reproducciones en plataformas digitales, talento y una larga trayectoria por recorrer, son los aspectos que definen a Christian Nodal, un joven apasionado que encontró en la música, su propósito en la vida.

Nodal se aventuró a lanzar contenido en redes sociales, con el único afán de demostrarle su talento a esas personas que aguardan siempre detrás de una pantalla, y de un momento a otro fue reconocido internacionalmente, abriéndole conciertos a reconocidos artistas del regional mexicano.

Pareciera un golpe de suerte, pero a mí me gusta llamarlo destino, pues estaba más que escrito en las estrellas que esa voz merecía ser escuchada por millones de personas, pues tomó al toro por los cuernos y aprovechó cada uno de sus dones para conquistar a la música y cumplir el sueño más profundo de su alma.

Su debut lo hizo como los grandes, mas fue difícil para él enfrentarse a un colosal escenario donde miles de miradas expectantes aguardaban por ver a un muchacho nacer en esta industria y hacer historia.

“Era muy penoso cuando comencé a presentarme junto a los Plebes del Rancho, no sabía lo que hacía, no sabía cómo moverme en el escenario, no sabía cómo desenvolverme, prácticamente no tenía nada de experiencia”, dijo Christian con nostalgia, recordando cómo fue su iniciación, y cómo –con el pasar de los shows– fue adquiriendo la habilidad que hoy tiene para atrapar al público.

El talento que emana Christian Nodal, aunado a su juventud, le dan a sus creaciones una visión mucho más fresca y renovada, es por eso que le resulta sencillo atraer a espectadores de todas las edades.

Además, no hay duda de que es uno de los artistas que más ha invertido en su carrera, en tiempo, en lucha, en constancia, en todo, sacrificios los ha habido, pero los frutos de ese arduo trabajo lo han posicionado como el mayor exponente del regional mexicano en la actualidad.

Guiado por la humildad, le debe su éxito a sus fans, quienes –en palabras del artista– han sabido estar al pie del cañón con él, yendo detrás de él en cada paso que da. Esos admiradores son quienes lo ayudan a reponerse de sus tropiezos y quienes celebran al máximo sus triunfos.

“El cariño es lo más importante para mí, porque puedo estar cansado, pero cuando llego al escenario y veo al público coreando mis canciones, es cuando sé que vale la pena lo que estoy haciendo. El cariño es lo que nutre a un artista, lo más bonito y lo que verdaderamente te llena el alma”, dice con seguridad, sabiéndose feliz por el amor que sus fans le dan día con día.

Nodal, es una figura completa que arriesga todo con tal de estar en constante renovación, es por eso que no tiene miedo de probar suerte con artistas del género urbano, pues él ha demostrado mejor que nadie que cuando la gente se interesa en la música, se dejan de lado los estereotipos, se quiebra la imagen que se tiene sobre algo, con el único fin de que la música y su deleite sean el centro de atención.

El famoso cantautor de Adiós amor sabe que llegar hasta dónde ahora se encuentra, es un reto en constante evolución, un reto por el que debe y deberá sufrir, luchar, reír y disfrutar para siempre en estar en concordancia con su pasión.

La moraleja más grande que me llevo de Christian Nodal, es que cuando sientas que lo lograste, ¡no te detengas!, debes seguir, porque el trabajo es diario y requiere de más esfuerzos y preparación. Siempre hay que tener la mirada fija hacía las estrellas, eso si, sin despegar los pies de la tierra.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo