El examen de Pepito

Por Vanessa Rubio Márquez

Los errores de política cuestan mucho dinero y quienes acaban sufriendo las consecuencias son aquellos que no encuentran trabajo, o pierden su empleo o se les cancelan las oportunidades de crecer y tener una mejor calidad de vida.

La semana pasada el INEGI publicó las cifras del crecimiento de la economía mexicana en el 2do trimestre de 2019: 0.1%. El 1er trimestre fue negativo en -0.2%, por lo que promediado, nuestro crecimiento económico este año es negativo. Extremadamente lejos de ese 4% que nos prometieron y también muy lejos del 2.5% que la Secretaría de Hacienda previó a fines del año pasado cuando nos presentó a los legisladores el paquete económico.

¿Y a qué se debe este dramático menor crecimiento? A las malas decisiones que se han venido tomando como: la cancelación del aeropuerto, de la inversión privada nacional y extranjera en Pemex, y de las subastas eléctricas que generaron desconfianza en los inversionistas. La inversión privada es lo que genera -o no- empleos en un país. En materia de crecimiento económico no hay nada que festejar.

La mejor explicación la encontré en un meme donde Pepito le dice a su mamá: “Ves mamá, te gané. Tú pensabas que me iba a sacar cero en el examen, pero me saqué 0.1”. Ese es el crecimiento de nuestra economía el segundo trimestre del año. Y encima, como las cuentas no alcanzan, para cerrar el presupuesto de 2019, ya anunció la Secretaría de Hacienda que va a tomar del Fondo de Estabilización para “completar”.

Y ¿cuánto les falta? La enorme suma de 121 mil MILLONES DE PESOS, que serán tomados del ahorro que tienen los mexicanos como “guardado” para cuando nos tocara enfrentar una crisis, sobre todo derivada de algún evento que no pudiéramos controlar, como una crisis financiera internacional. Se tomaron malas decisiones y se hicieron mal las cuentas. ¿Los resultados? Una economía estancada y que no crece, que genera menos empleo, que lleva al desempleo a miles de mexicanos y que toma de los ahorros destinados para otro fin, para salir del paso. Cuando queramos tener la dimensión de cómo vamos económicamente, pensemos en el examen de Pepito.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo