¿Y dónde quedaron los caballeros?

Por Yazmín Alessandrini

Definitivamente, como le está ocurriendo a muchas especies, los caballeros están en peligro de extinción. Por lo tanto, aquí cabe una necesaria reflexión para conocer las verdaderas causas por las cuales estos especímenes que solían ser atentos, empáticos, sensibles, protectores, detallistas, proveedores y educados hoy en día cada vez es más complicado encontrarlos.

Y no, no se trata de reprocharle a los varones su falta de atención hacia las mujeres, porque indefectiblemente muchas somos culpables de que los caballeros estén desapareciendo, ya que con el estandarte de la emancipación, la equidad , la independencia y la liberación femenina hemos permitido que los entornos de convivencia entre hombres y mujeres poco a poco se hayan convertido en campos de batalla donde lo más importante es competir con ellos y demostrarles que somos las mejores en todos los terrenos habidos y por haber.

Sin embargo, para poder entender a plenitud la importancia de los caballeros y del valor de saber comportarse como uno bien vale la pena, en una primera instancia, adentrarnos al terreno de las definiciones: A grandes rasgos, un caballero es un hombre que posee ciertas características sumamente refinadas todas derivadas de una atingente y excelente educación.

Y aunque el término, que se desprende del latín caballarius, o sea un hombre que monta a caballo o que cabalga, todos sabemos que estos son individuos con cierto rango, preparación, cultura, cortesía, solidaridad, valentía y respeto, principalmente hacia las damas.

Obviamente, los tiempos modernos nos han heredado una nueva clase de caballeros adaptados a lo que es el contexto actual. Y las mujeres, de acuerdo a lo que nos inculcaron nuestras madres y nuestras abuelas, nos dedicamos a encontrar como compañero (primero como novio y después como esposo) a un hombre cuyas características primordiales sean lo más apegadas a esos atributos positivos ya descritos.

Y créanme, ser un caballero hoy en día va más allá de abrirle la puerta a la mujer, permitir que ella camine por el lado interno de la banqueta o jamás permitir que ella pague la cuenta en el restaurante o en el cine… la redefinición de roles de los hombres y las mujeres en las sociedades actuales nos obligan a atisbar en cuestiones que superan aspectos relacionados al comportamientos y los modales.

Hablar desde una posición neutra sobre este tema es muy difícil, porque indefectiblemente el curso de las cosas lamentablemente nos confunde a todos por igual y llegado el momento es muy complicado entender cuál es nuestro lugar en el mundo (me refiero a hombres y mujeres). Por ello, siempre es desconcertante encontrarnos con chicas que frecuentemente hacen a un lado a aquellos chicos que las tratan bien y en lugar de darle una oportunidad a hombres de buen perfil, acaban enviarlos a la friendzone y se van con un patán.

Obviamente, también existen tipos cero empáticos y sensibles que no saben cómo se debe tratar a una mujer y piensan que nosotras somos algo así como un clon de sus mejores cuates… pero en falda.

Lo importante es que ustedes y nosotras podamos entender que en esta vida todo tiene que ver con los balances y los equilibrios. Si vivimos rodeados de absolutos, creyendo que todo o es blanco o es negro y que los grises no existen, lamentablemente vamos a generar un mayor abismo entre aquellos hombres y mujeres que piensan que los actuales son días en los que ya no se requiere para nada de los caballeros y eso está muy mal, porque las atenciones, los detalles, la galantería, el respeto nunca pasan de moda y aquí las mujeres tenemos una enorme responsabilidad, porque nos corresponde a nosotras, con nuestros hermanos, con nuestros hijos, con nuestros amigos y con todos los hombres de nuestras vidas, trabajar y comprometernos a educar a todos los varones que nos rodean.

Hagamos a un lado esos conceptos fallidos de el sexo débil vs. el sexo fuerte o que las mujeres no necesitamos para nada a los hombres. Eso es falso, nosotras necesitamos de ustedes y ustedes necesitan de nosotras. ¡Punto!

Y no olviden que todos los sábados y domingos a la medianoche los espero en su programa “Exclusivo Para Hombres”, que se transmite por Telefórmula (por favor chequen su sistema de cable predilecto para verificar la nomenclatura de los canales).

E-mail: [email protected] Twitter: @yalessandrini1

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo