El Senado se merece a una mujer al frente

Por Indira Kempis Martínez

Es mi primera vez en política y en un cargo público de elección popular. Así que para mí, ese espacio de poder en el Senado debe ser algo más que un mero trámite político. Tendría que estribar en la capacidad de dirección que debería tener cualquier persona con el mayor rango en una Mesa Directiva.

Esto quiere decir hacerse cargo de vigilar el el cumplimiento del reglamento sin favoritismos o caprichos para que la conducción de las sesiones, así como de la agenda del Senado, pueda darse en condiciones de equidad para todos los grupos parlamentarias, principalmente.

Esta tarde sabemos que la Senadora Mónica Fernandez fue electa como la propuesta de Morena para presidir la Mesa Directiva del Senado de la República en sustitución de Martí Batres, quien aspiraba a reelegirse. Aunque, el Senador Batres desconoció la elección reciente, acusando a Ricardo Monreal de intervenir en la misma.

En los últimos días, había voces desde la sociedad civil que pedían que fuera una mujer. Apoyé esto a sabiendas que todavía tenemos un Senado de la República en que la mayoría de los espacios al interior siguen siendo ocupados por hombres. Así que aunque no es un requisito, el Senado merece una mujer al frente de la Mesa Directiva. Que después de muchos años, la Senadora Mónica sería la cuarta Presidenta en la historia.

La renovación de la mesa, que es parte fundamental de la vigilancia, control y administración, seguro debe poner la atención en la ética de quien la presida. Más allá de las formas y mucho más allá de la política tradicional.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo