El bienestar del alma: un imperativo

Por César Cravioto

El 1º de diciembre del año pasado, AMLO asumió el compromiso de convocar a los ciudadanos para emprender juntos la Cuarta Transformación de la vida pública de México.

Los cimientos de esta transformación están puestos en la lucha contra la corrupción y la desigualdad, el desarrollo económico, el combate a la violencia, la búsqueda de la justicia social, y del verdadero estado de derecho, el respeto a la diversidad, la pluralidad y el derecho a la libre manifestación de las ideas, entre otros.

Desde la firma de la coalición Juntos Haremos Historia entre los partidos Morena, PES y PT, en diciembre del 2017, el entonces precandidato de Morena a la presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, sostuvo que en la alianza tienen principios morales y espirituales, pues buscan el bienestar del alma ya que "no solo de pan vive el hombre".

Dijo entonces que: “La crisis actual se debe no sólo a la falta de bienes materiales, sino también a la pérdida de valores, de ahí que sea indispensable auspiciar una nueva corriente de pensamiento para promover un paradigma moral, del amor a la familia, al prójimo, a la naturaleza y a nuestra patria”.

La actual administración tiene la encomienda de edificar una nueva sociedad, con nueva conciencia y dimensión social. “El fin último de un buen gobierno es conseguir la felicidad de la gente”, comentó el Presidente en su Informe de Gobierno.

El objetivo más importante del gobierno de la Cuarta Transformación es que en 2024 se logre una sociedad mejor, que la población esté viviendo en un entorno de bienestar, a través de la regeneración ética de las instituciones y de la sociedad.

El Presidente López Obrador, considera que al Estado le corresponde atemperar las desigualdades sociales, y considera por convicción y por humanismo, que, “por el bien de todos, primero los pobres, pues el país no será viable si persisten la pobreza y la desigualdad”.​

Le interesa “seguir actuando en forma ética, y aplicando con voluntad firme la política de moralizar la vida pública".

Hoy, todos los recursos que entrega el gobierno mediante los programas sociales y de bienestar llegan directamente a los beneficiarios, “lo cual evita la intermediación, y la corrupción”.

Se reimprimieron ocho millones 500 mil ejemplares de la Cartilla moral, escrita por Alfonso Reyes. “Porque no sólo de pan vive el hombre, necesitamos fortalecer valores culturales, morales, espirituales, bienestar material y bienestar del alma”.

El bienestar del alma como principio reordenador, y no sólo el material o económico, donde: “Se irá haciendo a un lado poco a poco la obsesión tecnocrática de medirlo todo, en función del simple crecimiento económico”.

Le interesa construir una nueva sociedad, basada en el bienestar de la mayoría para avanzar en lo material y también fortalecer los valores morales, culturales, espirituales.

Desde la Comisión para la Reconstrucción de la Ciudad de México también es prioridad que todo aquel que vivió una afectación a causa del sismo del 19 de septiembre del 2017, recupere no sólo un nuevo hogar, a través de la reconstrucción social e integral de sus viviendas, sino el pleno ejercicio de los derechos humanos de cada persona damnificada para que a través de las acciones del gobierno de la Ciudad regresen a una vivienda digna, segura, asequible y adecuada.

Es decir: la prioridad de la conciencia, y de la ética como ruta

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo