El piso de arriba

Por Jessie Cervantes

La esfera espiritual del ser humano se refiere, de alguna manera, al poder de encontrarle un sentido a la vida y, cada vez que se palpa una sed y urgencia de hallar ese rumbo, el instinto de toda persona se apega a algo que permanezca y trascienda: la música. Y es que la música nos acompaña en todo momento, nos conecta a niveles con los que ninguna otra obra de arte puede hacerlo.

La música en nuestras vidas nos transporta con información que llega a múltiples partes de nuestro ser, dejando huellas en el alma. Existimos apasionados de este arte que sólo lo llevamos como un accesorio creado para nuestra satisfacción, pero existen también algunas personas dotadas del don de llevar la música en las venas, hacerla y vivirla día con día.

Piso 21 cumple con el estricto sentido de la palabra música –y de lo que conlleva la misma– pues durante años de trayectoria han demostrado que su pasión ha conseguido moverlos por el mundo entero.

Hace poco más de tres años, estos jóvenes colombianos llegaron a nuestro país con la ilusión de que México recibiera los frutos de su esfuerzo con los brazos abiertos; sin embargo, no esperaban que en poco tiempo se convertirían en uno de los mayores referentes del género urbano.

Me llamas fue el primer guiño que recibimos del talento de Piso 21, quienes desde ese primer lanzamiento internacional se han enfrentado a retos de innovación, mismos que han superado, demostrando que llegaron para colocarse en la mejor de las posiciones del mundo de la música. Y como todo esfuerzo en esta vida, la recompensa no se hizo esperar más y se materializó en su primera presentación en el famoso Coloso de Reforma, que los aguardó con la magia que siempre hace a un show inolvidable.

“Tuvimos un poquito de nervios, aguardamos mucho para poder dar este paso en nuestra carrera, y ya que lo tuvimos aquí, es un poco intimidante, pero creo que ahí es cuando sabes que la vida te está presentando oportunidades y tú demuestras si en verdad estás o no estás hecho para esto, y creo que estamos preparados para hacerlo”.

Son palabras con las que la agrupación del momento agradece haber cumplido un sueño más. La música no sólo está hecha para ser escuchada, sino que fue creada para sentirse y es por eso que Piso 21 continúa en un constante trabajo por demostrar que el baile –en consonancia con la música– sirve para todo. Bajo este precepto –y a sabiendas de que un Auditorio Nacional no es cualquier cosa– nos obsequiaron una presentación que logró que estos talentosos sujetos conquistaran el corazón de miles de mexicanos que confiaron en ellos y asistieron para bailar y disfrutar al ritmo de sus más grandes éxitos.

Además, fue en este colosal recinto de la Ciudad de México donde los colombianos demostraron el amor por nuestro país, sorprendiendo a quienes aguardaban ansiosos por oírles, con la compañía de artistas de la talla de Christian Nodal y la agrupación internacional The Black Eyed Peas, haciendo de este performance un show para recordar.

El incesante corear de las canciones de la agrupación que brindaron los asistentes al concierto, conmovió a Piso 21 hasta las lágrimas y, con el corazón en la palma de sus manos, agradecieron el cariño, el apoyo, la aceptación y todo lo que sus admiradores les han dado, pues ellos aseguran que esta complicada carrera no trata sólo de lanzar canciones y de trabajar duro, pues el recibimiento de la gente es lo que poco a poco te llevará a la cima. Y ellos pueden alardear sobre el gran abrazo del que México no los ha soltado.

Piso 21 es el perfecto ejemplo de aquellos artistas que paso a paso pretenden escalar para llegar a cumplir sus sueños, donde por años han ido subiendo, piso por piso, para rebasar incluso la cima.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo