El problema es falta de confianza en las cúpulas del magisterio

La educación es una de las deudas pendientes de un país que aún depende del quehacer político para avanzar en la materia.

Por Indira Kempis Martínez

Lamentablemente, las razones históricas de una justificada lucha por los derechos laborales de los maestros, ha sido también una distorsión sobre los intereses que deberían prevalecer en aras de que la garantía constitucional de la educación libre, laica y gratuita, pueda cumplirse, sobre todo para las generaciones que vienen y viven en una época con mayor acceso a la información, pero que también se enfrenta a las tasas elevadas de desempleo.

La discusión de Leyes Secundarias que llega al Senado estriba principios como el del énfasis al interés superior del menor en materia educativa.

Sin embargo, le concede más facultades al magisterio que históricamente ha demostrado que ese origen de lucha social ha sido mermado por las relaciones políticas de sus liderazgos con el Presidente o su incidencia en las elecciones. No es dejar de creer en las y los maestros que son buenos, porque los hay, de hecho me atrevo a escribir que son los más afectados de esas “relaciones”, pero sí es una desconfianza sobre lo que sabemos se ha creado a partir de ahí: un sistema de privilegios y no de méritos.

Esa es una realidad inaceptable, pero es. Así que no podemos dar pasos atrás la independencia, desarrollo y objetividad en las decisiones respecto a la educación pública. Porque, además, los organismos de coordinación y administración para dar autonomías, con estos cambios, se podrían prestar a irregularidades por la discrecionalidad otorgada.

El problema es falta de confianza en las cúpulas del magisterio. No en sí mismo las leyes. Porque lo que menos se ha defendido en esta historia de la Reforma Educativa y el tiempo post-Reforma que vivimos es a la educación y las y los maestros que con dignidad la sostienen.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo