La nueva batalla en el Senado

Por David Olivo

Llegó la Revocación de Mandato al Senado para ser revisada a profundidad y con lupa grande. Ya era momento, pues desde el rechazo de la minuta en marzo pasado se han ajustado temas que parecían esconder temas escabrosos.

Ahora se presenta con candados legislativos que consolidan una propuesta más coherente, cediendo, en primer término, la organización de la posible revocación al Instituto Nacional Electoral (INE). Lo cual representa una medida razonable para asegurar el correcto desarrollo de una consulta que podría resultar en la supresión del gobierno del actual presidente.

Además, en esta batalla la oposición en la Cámara Alta juega, en cada momento, un papel primordial y minucioso, pues defiende la incorporación de reglas claras que no contaminen los comicios de 2021 o próximos. Y fue a través de estos esfuerzos que se logró establecer que la Revocación de Mandato podría ser convocada por el Congreso de la Unión, así como por ciudadanos interesados. Una propuesta que borra la mano del presidente de la ecuación.

Y no sólo eso fue lo que las fuerzas opositoras del Senado lograron cambiar, sino que también limitaron la aplicación de esta medida a una ocasión en todo el periodo de gobierno y sólo al haber transcurrido la mitad de la gestión en curso.

Pero el cambio más evidente, se incorporó en la fecha para la organización de la consulta de revocación, la cual no podrá celebrarse coincidentemente con la Jornada Electoral Federal. Con esto se alcanzó un correcto hermetismo entre los Procesos, salvaguardando la certeza e independencia entre cada uno, despejando toda posible polución de las elecciones con la popularidad presidencial.

Cabe resaltar que la petición puede solicitada con el 3 por ciento de inscritos en el Listado Nominal o por el 33% de los legisladores de alguna de las cámaras del Congreso de la Unión y pasando sucesivamente a la otra para su aprobación. Aun así, hay dentro de este acuerdo hay puntos discordantes que de no ser ajustados podrían frenar la propuesta en el Senado.

Entre esos puntos resalta que, de acuerdo a la propuesta actual, la Revocación de Mandato procedería con la mitad más uno de los votos con que ganó el funcionario. Con este resquemor se plantea una discusión para vincular los resultados a acciones concretas, por lo que limitar los resultados a un grupo de población segrega la opinión del resto. Debe abrirse la participación.

Asimismo, todavía quedan resquicios de la opinión del Jefe del Ejecutivo en la legislación a aprobarse, aspecto que debe ser retirado, ya que más que abonar, restan credibilidad. Y no, no es temor el que se tiene sobre esta medida, sino una intensión por ajustar diversos temas que causan duda y sobresalto para la correcta aplicación de una política equilibrada, pero sobretodo coherente.

México vive una batalla en el Pleno de la Cámara de Senadores, de la cual saldrán grandes cambios. Lo que falta por ver es si serán a favor o en contra de la democracia moderna y representativa.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo