No saques la vuelta a los problemas… o la vida de sacará la vuelta

Por Yazmín Alessandrini

Cuando la inteligencia emocional (todos los seres humanos estamos provistos de ella) es limitada, los hombres y las mujeres comenzamos a desarrollar complejos, inseguridades, miedos, traumas y nuestra capacidad para tomar decisiones se merma a grado tal que hasta las situaciones, circunstancias y problemas más sencillos de afrontar y resolver se convierten en una verdadera pesadilla para nosotros y para aquellos que nos rodean.

Por eso, es importante que desde muy pequeños podamos trabajar de forma cotidiana en la solución y resolución de esos acertijos que a diario se nos van presentando y que nos van llenando la existencia de obstáculos y conflictos. De no hacerlo, transcurriremos nuestra adolescencia y muy probablemente nuestra vida adulta como individuos completamente inútiles para desahogar cualquier dificultad que se nos presente y estaremos dejando en manos de otros nuestro bienestar y también nuestra plenitud.

¿Alguna vez han escuchado a alguien decir “somos lo que comemos”, “somos lo que pensamos”, “somos lo que hacemos” y cosas así…? Pues sí, efectivamente nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestras obras nos definen, forjan nuestro carácter y nuestra personalidad, pero también nos van a ubicar con relación a nuestra posición en este mundo.

Por lo tanto, convertirnos en personas responsables, comprometidas, confiables y decididas dependerá únicamente de nosotros mismos y de nuestra pericia, atingencia y asertividad para enfrentar las problemáticas cotidianas y solventarlas exitosamente.

Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones estamos tan acostumbrados a dejar hacer y a dejar pasar que sin darnos cuenta nos convertimos en unos verdaderos especialistas en el feo arte de la procrastinación.

¡Sí, amigos!, siempre estamos evadiendo y siempre estamos evitando dar cara a cara con los problemas y todas esas situaciones que nos provocan un sinfín de sentimientos negativos. Y es que, ya sea por simple flojera, miedo, desinterés y inmadurez casi siempre optamos por echar mano de algo muy sencillo de hacer, pero que en el corto, mediano y largo plazos nos arroja terribles resultados cuando no nos hacemos responsables por nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestros actos que no son producto de la reflexión y el sentido común: Los problemas.

Cierto, todos los días tenemos que enfrentarnos a una infinidad de problemas, muchos son consecuencia de nuestras acciones o nuestra toma de decisiones, o también de nuestras omisiones, pero también muchos de éstos “nos son endosados” por aquellas personas con las que convivimos a diario, ya sea en la familia, en el trabajo, en la calle o en cualquier otro lugar y/o circunstancia.

Y en base a nuestra experiencia e inteligencia iremos encontrando, sobre la marcha, echando mano de las herramientas emocionales de las que disponemos para solucionarlos (parcial o definitivamente) o que sus no nos afecten de más y tampoco dañen considerablemente nuestro entorno.

Pero, aquí se vale desplegar toda la autocrítica que seamos capaces de gestionar: ¿Estamos bien capacitados o entrenados en tan delicada misión?, ¿sabemos cómo resolver problemas?, ¿podemos sofocar los momentos de crisis sin que éstas nos destruyan o le ocasionen dolor a nuestros seres más queridos?

No permitas que los problemas te superen, pero tampoco te desentiendas de ellos. No los ignores y tampoco postergues su solución. La vida a diario siempre nos presentará acertijos de distinta magnitud, no te quedes al margen de todo lo que te afecta porque, llegado el momento, descubrirás que habrás anulado tu capacidad de generar entornos en los que tu autoestima y tu autopercepción sean lo más valioso.

Y no olviden que todos los sábados y domingos a la medianoche los espero en su programa “Exclusivo Para Hombres”, que se transmite por Telefórmula (por favor chequen su sistema de cable predilecto para verificar la nomenclatura de los canales).

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo