Un año perdido 

Por Héctor Escalante

En menos de un mes el gobierno de Andrés Manuel López Obrador cumplirá un año, año que parece perdido. Una economía que no crece, un gobierno rebasado por la inseguridad, una oposición que deja mucho que desear y un mandatario que sigue creyendo que es oposición.

Las últimas semanas han sido difíciles para AMLO: Culiacán, el desencuentro con los medios de comunicación y finalmente el terrible atentado contra la familia LeBarón en los límites de Chihuahua y Sonora. La comunicación ha sido la misma, echarle la culpa al sexenio antepasado. 

El problema de inseguridad se ha incrementado en lo que va del sexenio, todo indica que el 2019 será el año más violento en la historia de este país. La comunicación reiterada en hablar solo del pasado tiene fecha de caducidad. Es un error pensar que los problemas en inseguridad son responsabilidad de un sexenio en particular, de hecho, el propio titular de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, señaló que lleva décadas.

En efecto, es muy simple referir el problema a un solo gobierno o a una persona, el problema es mucho más complejo. Se tiene que hacer un real análisis sobre las razones que nos llevaron hasta aquí, que no es de uno ni dos ni tres sexenios atrás.

La violencia que se vive en este momento no sólo es por culpa de este gobierno, sin embargo, la responsabilidad y la estrategia para salvaguardarnos hoy sí lo es. Sería un buen momento para que el Presidente llamé a la unidad, pero lejos de ello se sigue conduciendo como si fuera oposición.  Acusando a opositores, incluso imaginarios o viendo golpes de estado de ilusión, generando más polarización. 

La oposición por su parte, rebasada, contribuyendo al espectáculo como en la comparecencia de Alfonso Durazo al entregarle un muñeco “Pinocho”. Los ciudadanos esperamos mucho más que el simple pastelazo para desacreditar a un gobierno.  Sería deseable un gran acuerdo entre gobierno y oposición para enfrentar un problema que hoy parece no tener solución. Eso no se ve posible.

Si solo nos desacreditamos los unos a los otros no vamos a lograr salir de esta crisis que nos ha rebasado como país y sociedad. La clase política tiene mucha responsabilidad en esto, deseamos que se comporten a la altura de las circunstancias, pues estos días han hecho que muchos de nosotros perdamos la esperanza ante la violencia que vive nuestro país.

Últimas palabras.

Luto por los niños que pierden la vida a manos del crimen, son los que menos la deben.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo