Sin una CNDH independiente, pierde México

"La cerrazón del partido oficialista y su decisión de no reponer el proceso responden a la voluntad presidencial de colocar a una incondicional"

Por Mariana Gómez del Campo

López Obrador está empeñado en destruir la democracia mexicana, prueba de ello es que a poco más de once meses de iniciar su administración se ha encargado de secuestrar las instituciones democráticas, las ha doblegado utilizando las facultades presidenciales y a sus huestes en el Congreso. Tiene un objetivo claro: quitar del camino cualquier organismo que le estorbe en su afán de acumular en la presidencia todo el poder posible.

En ese contexto, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) fue víctima de la estrategia populista con el nombramiento ilegal de una mujer militante de morena; la pérdida de la CNDH es una doble tragedia porque por un lado deja un lamentable precedente al violar el proceso parlamentario y la Constitución con la fuerza de su circunstancial mayoría parlamentaria; por el otro, significa la pérdida de una institución que tomó años de trabajo ciudadano y voluntad política para consolidar su independencia y autonomía.

A lo largo de ochenta años, el PAN ha insistido en la construcción de un régimen democrático que defienda en todo momento la dignidad humana, por ello ha impulsado que nuestro Estado de Derecho debe proteger a cabalidad los derechos humanos de todas las personas. Fue Acción Nacional quien promovió desde el gobierno federal en 2011 la reforma constitucional más importante en esta materia en la historia de México, la cual consagra un enfoque garantista en las instituciones del Estado mexicano. En este tenor, reconocemos el esfuerzo y el trabajo realizado por la Senadora Kenia López Rabadán como Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos.

La cerrazón del partido oficialista y su decisión de no reponer el proceso responden a la voluntad presidencial de colocar a una incondicional en la presidencia de la organización que velaba por las libertades fundamenales de los mexicanos. Por si fuera poco, el golpe que morena dio al proceso parlamentario en el Senado para imponer a Rosario Piedra además de ser un acto violatorio de la Constitución, pone en riesgo la credibilidad y la autonomía de la CNDH.

La imagen de una mujer que rinde protesta entre los gritos de la oposición que demostraron con videos oficiales el fraude de su elección, a la que le tienen que levantar la mano mientras desvía la mirada porque a metros de ella senadores morenistas tiran al piso a un senador de oposición, es una pésima señal para los derechos humanos en México.

Mientras tanto los senadores Ricardo Monreal y Germán Martínez reían ante la escena, aplaudían como focas que su grupo había logrado mediante el fraude acatar la orden de Palacio Nacional y colocar a una incondicional al frente de la CNDH; el objetivo es evidente: que no toque al gobierno ni con el pétalo de una recomendación.

En su primer entrevista y a pregunta expresa sobre la situación de los periodistas asesinados en México, Rosario Piedra respondió “¿hay periodistas asesinados?”. La respuesta no sorprende si se revisan sus declaraciones en las que llama a los medios “chayoteros”. En un país donde en menos de un año de administración han asesinado a 13 periodistas, es muy mala señal. Por si fuera poco, al ser entrevistada defendió a López Obrador por sus constantes descalificaciones a la prensa y afirmó que el tabasqueño solo “emite su opinión”.

Tal ha sido la afectación a la legitimidad de la CDNH que los integrantes de su Consejo Consultivo, reconocidos expertos en materia de derechos humanos, renunciaron a su cargo para no avalar tal imposición presidencial.

Si bien morena torció la ley para darle este vergonzoso regalo de cumpleaños al presidente, el daño que le hicieron a la institución encargada de velar por las libertades fundamentales es casi irreparable porque se convertirá en una oficina sometida al gobierno que será omisa y servil a un régimen autoritario como el que va delineando López Obrador. Cuando la precaria estrategia de seguridad provoque otra tragedia en el país, nos daremos cuenta que al final, acabando con la autonomía de la CNDH perdimos todos. Al tiempo…

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo