La soberanía no está en negociación

Por Vanessa Rubio Márquez

Después del artero asesinato de mujeres y niños de la familia LeBarón en Chihuahua, hubieron solicitudes para que el Presidente de Estados Unidos designara a los cárteles mexicanos como “terroristas”.

El que el país vecino hiciera esta designación podría ser lo mismo que cuando el gobierno de México solicitó que el inaceptable asesinato de ciudadanos mexicanos en El Paso, Texas, fuera considerado un acto de terrorismo, salvo que, en el fondo, de acuerdo a la legislación de Estados Unidos, el que ellos hagan esa designación puede implicar acciones unilaterales y extraterritoriales que van, desde el congelamiento de cuentas, hasta intervenciones militares. Por eso los comentarios que hicimos los mexicanos fueron enfáticos:

1) nuestra soberanía no está a negociación,

2) en Estados Unidos pueden llamarle como deseen a los cárteles mexicanos pero ello no puede implicar, bajo ninguna circunstancia, acto de intervención alguno,

3) siempre se debe privilegiar con nuestro amigo, vecino y principal socio, el diálogo permanente y a todos niveles y

4) el crimen organizado es un fenómeno transnacional que en el caso de México y Estados Unidos tiene responsabilidades compartidas que deben asumirse con intercambio de información y cooperación en distintos frentes como lo son la seguridad fronteriza, asuntos de inteligencia, control de armas, combate al narcotráfico y ataque de la infraestructura financiera de los cárteles, entre muchos otros.

Por otro lado, es innegable que en México tenemos un problema de inseguridad y violencia exacerbadas que se deben enfrentar con todos los recursos del estado, con procuración e impartición de justicia, abatimiento de la impunidad y desde luego con cooperación internacional, pero sobre todo, con una estrategia nacional sofisticada, inteligente e integral que tome en cuenta a todos los órdenes de gobierno para hacer frente al principal flagelo de este país. Ya no queremos más muertes, más violaciones, más secuestros, más asaltos.

Queremos vivir tranquilos. Es la prioridad número uno de todos los mexicanos y desafortunadamente, no se han visto avances en estas materias. ¿No gustaban las estrategias anteriores? Entendible. ¿Querían resolverlo de manera distinta? Perfecto. Pero pasemos de las críticas a los resultados concretos. Las familias mexicanas queremos y merecemos vivir en paz.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo