Las opciones de la música

Por Jessie Cervantes

La música genera emociones que viven en nosotros casi toda la vida. Desde la era de las cavernas, los sonidos cobraron ritmos que generaron después canciones, canciones que por siglos han alimentado parte de la historia de la humanidad.

Habrá que reconocer que la evolución de la música, en ocasiones, ha soltado la mano del hombre y se ha ido adelante en fondo y forma, nos ha marcado caminos y nos ha puesto ejemplos de por dónde ir.

Cada día que pasa pareciera que la música nos tiene una sorpresa, por que está claro que es una de las mejores herramientas que usa la sociedad para salir de su zona de confort, distraerse, expresarse e, incluso, para divertirse; en pocas palabras, para emocionarse.

Y es que las canciones son eternas compañeras, te acompañan siempre que lo requieras, pueden subirse a tu coche, estar a tu lado en el transporte público, en la escuela; es más, en tu salón de clase, en examen. Además te marcan el ritmo cuando haces ejercicio, cuando estás solo o acompañado.

Una gran canción es tu pareja ideal, y qué decir de la radio, que desde siempre ha sido el principal medio que ha esparcido este arte de ritmos por el planeta. Siempre ha sido la gran bocina, y aunque podría pensarse que este medio se estancó, la realidad dista mucho de ese común prejuicio, cuando el radio comenzó, su auge no era tan impresionante como lo es ahora.

En sus inicios, la famosa “locura de la radio” le llegó primero a Estados Unidos e Inglaterra, dando pie a un fenómeno que ha persistido a través de las décadas muy a pesar de las nuevas tecnologías y que, por cierto, está activo en cada rincón de la Tierra. En México se cuenta con alrededor de mil 528 estaciones en Frecuencia Modular (FM), subestimando por mucho lo especulado para una actualidad globalizada.

Alrededor del 81% de éstas son musicales en toda o en parte de su programación diaria, lo cual sirve como un excelente motor de promoción de canciones actuales o de catálogo. Con la llegada de las computadoras, del Internet y la aparición de iTunes  y de YouTube se propició que millones de usuarios alrededor del mundo comenzaran a buscar música en dichas plataformas, con la opción de poder escuchar una canción innumerable cantidad de veces, sin el miedo constante de que un disco se rayara o un cassette perdiera su cinta o cualquiera de ambos se pierda. 

Un año después de YouTube, fue creado y lanzado Spotify al mercado, convirtiéndose de esta manera en la primera plataforma de streaming de canciones, que permitía a cualquiera de sus usuarios, un amplio catálogo de descarga musical, para que se pudiera llevar al alcance del bolsillo del pantalón con solo un clic. 

La utilización de Spotify sobrepasó miles de niveles alrededor del mundo, y no sólo no discriminaba en marcas de teléfonos, sino que permitió de esta manera conocer géneros y artistas de otros países que antes no llegaban con tanta facilidad, así como la exportación de artistas mexicanos a otras partes de las poblaciones del globo terráqueo, su penetración fue tal que hay mercados en donde por norma los artistas deben estar en la plataforma para que sus carreras funcionen.

Hoy pareciera que las opciones sobran, hay de todo y para todos pero creo que el nombre del juego para el futuro será de las que puedan ofrecer no solo música si no canciones y sus historias en video, sus documentales, que te permitan conocer al artista y lo puedas ver por el mismo costo, hoy ejemplos como los de Apple, Amazon o Claro parecen poner la muestra, lo que queda claro es que el consumidor cada día va a querer pagar menos o no pagar para poder escuchar y ver, ver en cualquier pantalla, en su celular en una computadora, tablet o televisión inteligente.

Pero sin importar la implementación de las tecnologías, no existe duda de que la música es el poder más grande que hay en el mundo, pues lo mueve, lo calma y lo une. Haciendo de este planeta un lugar mejor.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo