4T, el peor momento para ser niño en México

Por Mariana Gómez del Campo

En poco más de un año de gobierno, López Obrador ha demostrado que le interesan más las encuestas de aprobación y los votos que el bienestar del país; sus decisiones sin fundamento, improvisadas, viscerales y demagógicas han provocado diversas crisis que tienen consecuencias graves. Lo más lamentable es que los que sufren en carne propia los resultados de la INEPTITUD de la administración morenista son los más vulnerables: la niñez. La semana pasada dejó al descubierto esta cruda realidad.

En el afán de centralizarlo todo, el presidente decidió que una sola dependencia haga todas las compras gubernamentales: desde lápices para escuelas hasta medicamentos para quimioterapias. Este esquema ha provocado la peor crisis de desabasto de medicinas en la historia reciente del país, particularmente afectando a las personas con VIH y a los niños con cáncer.

Tal ha sido la crisis que un grupo de padres de niños con cáncer bloqueó los accesos al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, exigiendo medicamentos. Incluso se registraron enfrentamientos con policías cuando intentaron tomar las entradas a las salas de espera. Los manifestantes acudieron a Palacio Nacional y pidieron que el presidente los escuchara, pero solo enviaron a una encargada para recibirlos la cual no pudo asegurarles que no continuaría el desabasto. Aunque el único responsable es el gobierno federal, su INCAPACIDAD de reconocer sus malas decisiones lo han llevado a denunciar un “boicot” imaginario de funcionarios y empresas para no surtir los medicamentos.

Nuevamente no se buscan soluciones sino culpables. Incluso la Secretaría de la Función Pública ha abierto carpetas de investigación a diversas autoridades de los hospitales infantiles que sufren el desabasto. En este momento no se requieren pesquisas políticas sino soluciones de raíz para asegurarle a los niños mexicanos con cáncer, el acceso a sus tratamientos.

Mientras los pequeños viven este viacrucis en los centros de salud de todo el país, en la comunidad de Chilapa, Guerrero, niños de entre seis y 15 años están siendo adiestrados en el manejo de armas para defenderse de los grupos de la delincuencia organizada ante el desamparo total de las autoridades federales, estatales y municipales que prácticamente han dado un paso atrás en su responsabilidad de proteger a los ciudadanos.

Son comunidades alejadas y de difícil acceso donde el control del territorio por bandas criminales es tal que no se permite el acceso de maestros a las escuelas de la zona; por el contrario, los niños están siendo capacitados por integrantes de policías comunitarias en el uso de armas de fuego para supuestamente evitar secuestros y masacres.

Claramente armar a niños es una violación de lo dispuesto en el artículo 4 del Protocolo Facultativo de la Convención de los Derechos del Niño del 2000, que afirma que los grupos distintos a las fuerzas armadas de un Estado no deben bajo ninguna circunstancia reclutar o utilizar en hostilidades a menores de 18 años, por lo que las autoridades deben tomar todas las medidas posibles para impedir esta actividad y castigar estas prácticas. Pero del gobierno, ni sus luces.

Finalmente, otra historia de terror es la que viven los niños que integran la Caravana Migrante que ha sido víctima de la represión de la Guardia Nacional. Distintos organismos de las Naciones Unidas señalaron que existe uso excesivo de la fuerza que puede tener un fuerte impacto psicológico en los menores de edad. Cabe destacar que cada vez son más los niños migrantes que ingresan a México: datos del Instituto Nacional de Migración indican que de 2018 a 2019, el número de menores de 18 años detenidos se incrementó un 82.50% y dos de cada 10 viajan solos. Es vergonzoso que la política migratoria mexicana está persiguiendo y cazando también a niños.

Lo anterior pone en el reflector tres realidades que son terribles y que requieren un gobierno federal sensible que corrija el rumbo en materia de salud, de seguridad y de migración dándoles un enfoque de derechos humanos. Es inadmisible que la 4T ignore al sector más vulnerable del país: LA NIÑEZ, ¿será porque ellos no votan? Al tiempo…

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo