Nada justifica lucrar con medicamentos

Por Mónica Fernández Balboa

En primer lugar, debemos asumir que cualquier enfermedad merece nuestra comprensión y solidaridad, más aún cuando se trata de niñas y niños quienes requieren atención médica. Lamentablemente, el sistema de salud ha atravesado durante mucho tiempo por circunstancias difíciles. Para nadie es un secreto que los hospitales públicos en todo el país padecen enormes carencias.

El personal médico y de enfermería con mucha frecuencia deben trabajar con recursos muy escasos y en condiciones extremadamente difíciles. El caso de las medicinas durante años se trató con gran indolencia, al grado que el cuadro básico se fue reduciendo al mínimo y cuando se trata de cuestiones especializadas en enfermedades como el cáncer el problema aún es mayor. Los tiempos de espera suelen ser largos y en muchos lugares no existe lo necesario para atender debidamente a los pacientes.

De ahí que fuera indispensable hacer un cambio profundo. Lamentablemente, la salud de los mexicanos fue tratada como un asunto económico-financiero y no como un derecho humano como lo establece nuestra Constitución. Esto es inaceptable y es peor cuando para algunos es una cuestión solo de negocio, incluso de carácter internacional.

En el caso del abasto de medicamentos para el cáncer en niñas y niños nada justifica que se lucre o que por errores burocráticos se retrase su tratamiento. Existe evidencia de que los componentes para la elaboración de las medicinas para su atención están escaseando y que por lo tanto hay especulación en diversas partes del mundo y ello, en ocasiones dificulta que en nuestros hospitales se actúe con oportunidad.

Por eso, es fundamental que las autoridades responsables del sector salud reaccionen con prontitud y que se haga un diagnóstico objetivo y preciso del problema para resolverlo. En el caso de que se encuentren desviaciones o negligencias de servidores públicos se debe aplicar la Ley, así como formular una estrategia que permita corregir errores y garantizar a todos, en especial a los niños enfermos, el acceso a los servicios médicos y tratamientos que necesiten.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo