La farsa de las mañaneras

Por Héctor Escalante

Se ha dicho que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha tenido una apertura sin igual hacia los medios de comunicación durante su gobierno, esto debido a las conferencias mañaneras que ha dado de lunes a viernes durante su gobierno, es sumamente debatible y cuestionable.

Según datos de Spin de Luis Estrada, López Obrador ha realizado alrededor de 300 ruedas de prensa en lo que va de su administración, el porcentaje de la información que genera se va a las primeras planas en apenas 8%. El mandatario federal si bien crea agenda diaria, principalmente en redes sociales, es falsa o informa con verdades a medias.

Se insiste que en otros gobiernos no había la apertura de hoy, que en los sexenios de Enrique Peña Nieto o Felipe Calderón apenas hubo alguna decena de ruedas de prensa o acercamiento con medios. Sin embargo, de qué nos sirven 300 ruedas de prensa si se registran mas de 16 mil falsedades en las mismas.

En ocasiones se confunde la estrategia de López Obrador con apertura hacia los medios. No hay dicha apertura a los medios, al contrario, así como se permite preguntar, se le expone al regaño presidencial, en el mejor de los casos, pues en otros se llega al insulto o la difamación. No es menor que un periodista o medio de comunicación esté expuesto al desacuerdo presidencial de la mañanera. 

Durante meses hemos visto que la furia en redes sociales corre en un sentido o en otro, sin embargo, jamás será equitativo un mensaje del presidente López Obrador desde Palacio Nacional que el de un medio de comunicación en cualquiera de sus plataformas. Ya hemos visto agresiones hacia periodistas que cubren al presidente.

Se dijo que las mañaneras serían una manera única de informar, de recibir cuestionamientos por parte de los medios de comunicación y debatir. Hoy sabemos que AMLO contesta lo que quiere, con la información que quiere, él mismo señala que tiene sus propios datos. Después de 300 ruedas de prensa nos preguntamos si ha sido un real ejercicio de comunicación o simplemente es una tomadura de pelo a la libertad de prensa, es decir, una farsa.

Últimas palabras

El senador Porfirio Muñoz Ledo ha sido la voz crítica del partido en el gobierno respecto al trato a los migrantes. Es alarmante que nadie en el gobierno lo escuche, está sólo y es lamentable.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo