Hecho en México

Por Jessie Cervantes

La música de México es –por mucho– una de las muestras culturales más ricas de nuestra historia, incluso es considerada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad y es un hecho que hace que los mexicanos nos apasionemos, festejemos y tomemos al mariachi como parte de nuestro ser, de nuestra esencia.

El día de ayer, desde el icónico edificio en Los Ángeles, California, donde Capitol Records ocupa lugar; se vivió una transmisión especial, pues el Potrillo presentó su más reciente material discográfico Hecho en México, el cuál lo hace llenarse de orgullo, pues su sueño siempre fue llevar a cada rincón del mundo un pedacito de nuestra colorida nación.

Alejandro Fernández ha demostrado incansablemente su talento y es por ello que en cada paso de su trayectoria artística ha conseguido un lugar en cada parte del mundo donde se ha presentado.

“Uno de mis propósitos ha sido poder ser un embajador de nuestro país para poder cantar nuestra música en cualquier ventana que se nos abra y a cualquier posibilidad”.

Y no hay duda alguna de que las posibilidades para el Potrillo han sido inmensas, y cada una se la ha ganado con su trabajo, pues el talento y la pasión hablan por sí solos. Son estos dos grandes aspectos los que le han permitido volar y llegar a lo más alto de la música en general.

Hecho en México es la prueba clara de que sí hay suficiente público que consume la música de mariachi, la ranchera, es una prueba de que, a pesar de que lleguen y se vayan ritmos en México, no dejaremos de cantar las grandes canciones que los grandes artistas nos dejan para el catálogo de nuestras vidas.

“Me sentía con el compromiso de poder regresar con todo, y más con el regreso de lo que me vio nacer, que son mis orígenes, el género, que es la música mexicana, que sentía un compromiso con mi padre, con mi público y con mi país”.

Tanto mexicanos como internacionales le guardan un cariño muy especial a Alejandro Fernández. Aunado a esto, puedo afirmar que el Potrillo es, sin temor a equivocarme, uno de los ídolos  de México, de esos ídolos que están ligados enteramente a la música, pero que también saben mover corazones y abrazar las emociones de la gente que tanto aclama por ellos.

Para él representa un orgullo enorme el formar parte de la dinastía Fernández, pues fue de su padre de quien aprendió el rigor, el esfuerzo, el talento y más aspectos que hoy en día lo tienen con un álbum inefable, y con una gira con fechas en Europa.

Alejandro Fernández, desde sus inicios ha avanzado, portando con orgullo el estandarte de la música ranchera, y qué mejor para demostrarle al mundo lo que somos, que comunicar a través de la música que ese talento solo puede estar “Hecho en México”.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo