Responsabilidad colectiva contra el feminicidio

Por Mónica Fernández Balboa

Cualquier agresión y más si se trata de feminicidios son absolutamente reprobables. En los últimos tiempos nos hemos enterado de crímenes atroces que sacuden a la sociedad. El tema debe verse más allá de la frialdad de las cifras. Se trata de una cuestión humana que nos lastima a todas y todos. Tristemente, incluso en algunos casos se ha hecho casi un espectáculo de un delito y debe ser castigado con todo el peso de la Ley. En los feminicidios, como en todo lo demás, es inaceptable que haya impunidad.

Por eso, los feminicidios deben entenderse como un fenómeno social que comienza en la educación. El primer paso es que desde los hogares y las escuelas se emprendan programas de respeto hacia todas las personas y eliminar cualquier forma de discriminación. Para lograrlo, es indispensable erradicar la cultura machista. Nadie debe ni puede hacer menos a otra persona por su condición de género.

En el ámbito gubernamental es necesario también asumir que se trata de un asunto que corresponde atacar de manera coordinada al nivel federal, estatal y municipal. Se requieren políticas públicas que favorezcan el restablecimiento del tejido social que se ha roto. No podemos aceptar como sociedad como algo normal el maltrato a las mujeres y la violencia intrafamiliar. Las autoridades responsables de la procuración e impartición de justicia están obligadas a actuar con prontitud, imparcialidad y, sobre todo, conscientes que los crímenes en contra de cualquier mujer no son tolerables. Nada justifica que esos delitos se queden sin ser investigados y juzgados.

En ese sentido, hemos avanzado, pero falta mucho camino por recorrer. Se han modificado leyes, se han creado instituciones para proteger a las mujeres y erradicar la violencia en su contra. Sin embargo, se requiere revisar y fortalecer, con urgencia, las políticas públicas y los programas para sancionar las conductas que atentan contra la vida de las mujeres, pero en especial se necesita actuar en el ámbito preventivo.

Hay que incidir en la sociedad, desde su base para educar a unas y otros sobre la igualdad y el pleno respeto. De otra forma, si solo se actúa en el espacio de gobierno nos quedaríamos cortos y no habría acción que alcanzara para detener este problema. La responsabilidad es colectiva y por ello es indispensable que colaboremos sociedad y autoridades para evitar que sigan sucediendo hechos tan lamentables como los de las semanas recientes.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo