De las calles para el mundo

Por Jessie Cervantes

Buscar un lugar en la industria de la música es empezar una lucha de toda una vida, es un camino lleno de sacrificios donde sólo los más puros de alma y llenos de pasión sobreviven. Los artistas como Flor Amargo, son de los que ponen la vida en prenda para que su música llegue a todos sin distinción de género o clase social.

Con mucho trabajo de por medio se ha encargado de propagar por nuestro país los colores de sus canciones. Y digo colores porque, en este caso, su música está hecha no sólo para escucharse, sino que puede verse e incluso sentirse… y más cuando este arte forma parte de un sueño que sigue cumpliéndose con el avanzar de los años.

“Desde chiquita sabía que iba a ser músico y siempre soñé que un día iba a estar en la radio, en las disqueras y eso no pasó hasta mucho tiempo después. Jamás pensé que iba a estar en el Vive Latino, nunca pensé que iba a tocar en la calle siendo honesta con lo que hacía, sin ponerme máscaras en el escenario donde cada persona que va a verte, va y se hechiza contigo: nunca pensé que así nacería Flor Amargo. Y el día de hoy el ser inspiración también es un compromiso para cada día mejorarme; no por ser artista callejero no tenemos también sueños de alcanzar otros escenarios”.

La propuesta musical de Flor Amargo surge con la combinación de un pop urbano natural con el sabor de una buena cumbia; hablando de la interpretación, está basada en una gran interpretación.

Me llama la atención que es una artista completa que trabaja en todo: canta, compone, toca el piano y la batería; logra que todo su entorno sea ritmo, compás y energía, siendo además una prueba consistente de que las redes sociales y los artistas emergentes son los mejores aliados que puedan existir en la industria.

“Yo les digo a todos que las calles son nuestra escuela. La manera en que transmitimos y damos amor; pero también lo son todos los demás escenarios. Siempre me veo superándome cada día, siendo mejor persona, siendo mejor espíritu, siendo más bondadosa y eso se conecta con el público. Y hoy somos 4 millones en Facebook de gente que me apoya, que esta, que gracias a ellos estoy llegando a más corazones. Estamos creciendo y todo se lo debo a mi público. Estuve en el Zócalo y todo es gracias a mi público que me ha apoyado, que me sigue manteniendo y que amo profundamente con todo mi corazón”.

Flor Amargo está convencida del poder de la música en las calles y de que el escenario ideal es el corazón de cada persona que se siente tocada por su música, y es además el claro ejemplo de que hay que enseñarle a los jóvenes que aún existe algo positivco en nuestro México, que el arte puede venir en cualquier molde, que la violencia no se combate con más violencia y que la música puede ser el puente perfecto para expresarte, sin lastimar a nadie.

Flor Amargo, es la prueba viviente de que un artista urbano entretiene, divierte y salva vidas.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo