Opinión

La crisis económica que se avecina en México

Mientras que la economía internacional está cimbrada y los sistemas de salud colapsados a nivel mundial, la 4T ha optado por llamar a la calma. “Tenemos una economía fuerte” afirmó el presidente mexicano hace unos días mientras que los datos del INEGI confirman que el PIB cayó 0.1% en 2019 y el desempleo ha aumentado, los peores datos en una década.

Ante la gravedad del COVID-19, los gobiernos de diversos países del mundo han decretado estados de emergencia y cuarentenas para detener la propagación del coronavirus con los costos económicos que suponen. Sin embargo, se han planteado medidas para aminorar el impacto en el bolsillo de los ciudadanos.

En Francia, el gobierno destinará 300 mil millones de euros para permitir la suspensión del pago de facturas de agua y luz, rentas, impuestos y créditos bancarios. Canadá inyectará 27 mil millones de dólares para beneficiar a trabajadores y empresas que han tenido que cerrar por la emergencia sanitaria; además, destinará 55 mil millones para que las familias no se queden sin efectivo y ha suspendido el cobro de impuestos, así como las rentas. Cabe destacar que estos apoyos tienen reglas claras y verificables para que solamente quienes lo necesitan sean beneficiarios.

Incluso Trump, quien se mostraba incrédulo ante la pandemia del COVID-19, ha anunciado un multimillonario plan que constará en un trillón de dólares para rescatar la economía estadounidense. Contempla cheques para capitalizar a los ciudadanos según su nivel de ingresos, apoyar a las pequeñas y medianas empresas, suspender el pago de créditos bancarios, otorgar créditos a la industria aérea, entre muchos otros.

Pero en México, parece que no pasa nada. Preocupa que el presidente sigue en una terrible negación a tal grado que las iniciativas serias de distanciamiento han provenido de las empresas y de la sociedad civil, no del gobierno. Un ejemplo es que decretó la suspensión de clases hasta el viernes 20 de marzo, mientras que los gobiernos estatales y universidades lo anunciaron desde el lunes 16.

Los expertos aseguran que los contagios serán mayores, así como el impacto en las finanzas debido a que no se están tomando decisiones. El escenario no es nada optimista. Mientras que los legisladores de morena aprobaron a finales del año pasado, un presupuesto en el que contemplaron que el dólar costaría 20 pesos y 49 dólares el barril de petróleo, el shock económico global es tal que el dólar ya superó los 25 pesos el viernes pasado y el crudo mexicano cayó a 15.78 dólares.

Scotiabank estima una contracción del 5.7% en 2020, mientras que tanto Bank of America como BBVA estiman que, en 2020 la economía mexicana caerá un 4.5% y advierten que es hora de tomar decisiones que determinarán la duración de la caída de la actividad económica en México. Lo peor es que el mercado petrolero, ese que López quiere convertir en el motor del desarrollo nacional, está en picada. Incluso en materia energética, la 4T todo lo ha hecho mal apostándole a hacer todo lo que sea necesario por rescatar Pemex, una empresa que el año pasado perdió más de 346 mil millones de pesos.

La 4T parece no comprender la magnitud de lo que viene y hasta que no envíe mensajes de rectificar el camino, la caída de la Bolsa Mexicana de Valores seguirá. Es fundamental que se reactive la inversión pública para que se incentive la inversión privada, que se hagan transferencias importantes al sector salud y que se suspenda el cobro de impuestos. La eventual cuarentena nacional que tendrá que decretarse afectará las cadenas de gasto por lo que la única alternativa es que sea el gobierno el que inyecte recursos.

La pandemia del COVID-19 encuentra un México debilitado económicamente pues el gobierno de López se ha enfocado en recortar presupuestos y prohibir a las Secretarías ejercer estas asignaciones; el subejercicio en el sector salud en 2019, se calcula en 96 mil millones de pesos. Es momento de definiciones. El presidente debiera actuar como jefe de estado y privilegiar la salud de los mexicanos. Desde la oposición estamos dispuestos a respaldar al gobierno siempre y cuando presente una estrategia contundente ante la crisis que está por venir. Al tiempo…

* Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.

Tags

Lo Último


Te recomendamos