¿Qué debe hacer la industria automotriz frente a la pandemia?

Las grandes armadoras han anunciado drásticas estrategias en espera de un mejor entorno de negocios, aunque la “luz al final del túnel” no se vislumbra en el corto plazo-

Por Raúl Curiel

Los efectos que ocasiona el Coronavirus o COVID-19 en la economía mundial son devastadores y los escenarios son difíciles de establecer. En el caso de las grandes armadoras automotrices, el remedio para sortear “el bache” está tan lejano, como la misma vacuna que nos blindará de dicha bacteria. Por lo pronto, analistas de corredurías financieras auguran un largo receso hasta antes de alcanzar los niveles de producción y ventas que presentaba este robusto sector en la pasada década.

Paros escalonados, cancelación de eventos y un revés de 180 grados en materia de mercadotecnia, serán las primeras medidas drásticas que la industria automotriz deberá de replantear, para sortear esta severa e incalculable crisis sanitaria.

Será inevitable el despido masivo de empleos y el cierre de cientos de empresas de proveeduría de esta actividad industrial. Cuando esto suceda, las cúpulas empresariales deberán hacer literalmente “magia”, para alinear esfuerzos y encontrar el lado atractivo de esta pausa operativa para revertir los efectos y levantar el mercado.

Temas como el financiamiento y la morosidad serán también cruciales para no perder inercia del negocio y al igual que los bancos, las armadoras deberán adoptar esquemas de refinaciamientos similares a los adoptados en el “error de diciembre”, con la aparición de figuras como las famosas UDIS (unidades de inversión).

Pero mientras eso suceda, seguiremos asimilando los efectos del COVID-19. Así las cosas, General Motors ha anunciado que suspenderá operaciones a partir del 30 de marzo en sus plantas de ensamble de Ramos Arizpe, Coahuila como parte de las medidas de prevención contra el COVID-19, lo mismo ocurrirá en sus activos de San Luis Potosí, Silao, y Toluca.

Por su parte, Mazda también deberá hacer un pausa de 10 días en su planta de Salamanca, Guanajuato, al igual que sus plantas en otros países, como parte de esta contingencia sanitaria. Ford México, hace lo propio al anunciar que dedicará líneas de ensamble a productos para el cuidado de la salud como `prioridad y contribución al combate de esta pandemia. Pero estos son sólo los primeros y algunos remedios que se verán multiplicados por otras armadoras e industrias en las siguientes cruciales semanas. Tome nota y no salga de casa.

Habrá abasto de pollo

Hace unos días la industria cárnica mexicana lanzó un comunicado refrendando su compromiso con los consumidores ante la situación provocada por el coronavirus. Garantizan que cuentan con los recursos suficientes y la coordinación logística necesaria para mantener el abasto puntual a la población mexicana.

Sin embargo, si volteamos a ver el comportamiento de los precios, en especial del pollo, podemos apreciar que demuestran una clara tendencia a la alza. PROFECO que comanda Ricardo Sheffield, señaló recientemente que el precio de la pechuga de pollo ha incrementado de manera constante desde diciembre de 2019, alcanzando los $141 pesos por kilo.

Esto se debe, según la procuraduría, a la combinación de la estacionalidad en la producción y el término del cupo de pollo. La pregunta es ¿Qué hará la Secretaría de Economía? Liderada por Graciela Márquez. Existen varios mecanismos comerciales para estabilizar el precio.

Otra gran pregunta será: ¿Las utilizará el gobierno mexicano del presidente López Obrador? O seguiremos pensando que podemos vivir aislados en un mundo que ha demostrado, ahora con el tema del coronavirus, que está profundamente interconectado. ¿Quién tendrá el mando?

Fundación KIO

De acuerdo con la OCDE que dirige José Ángel Gurría, el 77% de los mexicanos entre 25 y 34 años no cuenta con estudios de educación superior. Más de un tercio de los egresados poseen títulos en administración de empresas y Derecho, pero solo el 2% en programas de tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

En este contexto, es importante la participación del gobierno y, organizaciones como Fundación KIO. Sabía que Patricia Guerra, quien encabeza los trabajos de Fundación KIO Networks, ha implementado programas como el de Mentes Brillantes, en el que promueven la incursión de jóvenes de escasos recursos en carreras orientadas a la tecnología.

Hasta ahora, Fundación KIO ha entregado más de 350 becas en alianza con universidades como la Autónoma de Querétaro, Autónoma del Estado de México y la Universidad Iberoamericana. En tiempos como estos, en los que derivado de la pandemia mundial por COVID–19, el trabajo a distancia y la tecnología son necesarios, las carreras orientadas a tecnología juegan un papel determinante y contribuyen directamente a una mejor calidad de vida.

Ahorros en tiempos del COVID

Uno de los principales objetivos de las compañías es lograr ahorros tangibles de tiempos y costos, en especial en estos momentos, en los que la crisis sanitaria por el COVID-19 ha cambiado no sólo la vida cotidiana de las personas, sino también la dinámica de las empresas y, por ende, la economía, sin saber a ciencia cierta cuánto tiempo durará.

En este entorno la firma Element, que en nuestro país comanda Manuel Tamayo, asegura poseer el remedio para lograr que las empresas alcancen sus objetivos, ya que administra 1.7 millones de unidades y atiende a 2,800 millones de clientes de 50 países.

De hecho, en nuestro país tiene más de 42 mil unidades en el portafolio y otras 27,000 unidades bajo administración de mantenimiento con oficinas en la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey.

Un ejemplo de este “remedio” es la administración de flotas con una visión integral para monitorear, controlar y maximizar cada uno de los factores o métricas que resulten en un balance saludable de las empresas. Habrá que seguirles la pista de cómo rescatan empresas en medio de esta pandemia.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo