logo
Opinión 28/07/2020

La vida en carne y hueso: Tsunami Económico

La negligencia e irresponsabilidad criminal de las autoridades mexicanas nos han llevado de una fuerte tormenta a un huracán, y a la antesala de un tsunami de consecuencias inimaginables.

 

La negligencia e irresponsabilidad criminal con que las máximas autoridades rechazan el uso de cubrebocas y el ingreso básico para apoyar a millones de trabajadores, nos han llevado de una fuerte tormenta a un huracán, y a la antesala de un tsunami de consecuencias inimaginables. El derrumbe económico registrado en mayo ha sido el mayor desde hace 26 años.

¿Qué significa para 12 millones de mujeres y hombres en México haber dejado de percibir ingresos desde abril? ¿Qué angustia enfrenta una madre de familia cuando no tiene ingreso alguno para llevar comida a la mesa, o a un padre de familia, o a quien por años ha trabajado con enorme compromiso y esfuerzo para de pronto irse a casa sin saber qué seguirá después de esta pausa que puede durar semanas, meses o incluso años?

¿Qué hacer ahora con el regreso complejo y desafiante a sus actividades económicas si de pronto se encuentran que el taller mecánico, la florería, la estética o esa pequeña fonda en donde trabajaban hasta antes de la pandemia ha tenido que cerrar porque no resistió tener sus cortinas abajo sin apoyo alguno de un gobierno que le exige pagar impuestos, y al mismo tiempo, pagar la renta del local y todos los servicios y sueldos, cuando no ha entrado un solo cliente en meses?

A través de la Encuesta Telefónica de Empleo y Ocupación del INEGI, es posible conocer el drama de estas familias mexicanas; mientras que las cifras del IMSS registran más de un millón de empleos formales perdidos en estos meses.

Lo peor, sin embargo, parece estar por venir, pues el mismo INEGI da cuenta de que en mayo la actividad económica se desplomo en más de 21%, siendo el sector turístico el más castigado con un derrumbe de más del 70%. Un sector que había venido empleando a cerca de 4 millones de mexicanos, particularmente a jóvenes y mujeres.

Sectores como la construcción, el comercio al menudeo y la industria, registraron caídas de más del 30%, que se suman a condiciones ya adversas aun antes de la pandemia.

Crecen las curvas cada día, la curva de contagios de Covid, la curva de muertes que enluta a miles y miles de hogares, y crece también la curva del desempleo, y frente a todas estas terribles pérdidas, la autoridad federal insiste en que ni el cubrebocas es necesario para evitar los contagios, y que tampoco se requiere de un ingreso básico para miles de trabajadoras y trabajadores que no encuentra como sobrevivir.

Apoyar con un ingreso básico temporal a las familias ha sido una práctica ya implementada en muchas economías del mundo, y recientemente, es una recomendación urgente de las Naciones Unidas.

Estamos a tiempo de evitar que este tsunami nos arrase por años, e incluso, por generaciones. Cada minuto que se pierde se pierden vidas, y lo básico en el bolsillo para comer.

 

** Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.**