Opinión

La seguridad en México, la gran deuda del gobierno

Alfonso Durazo Montaño presentó recientemente su renuncia como titular de la Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, los pendientes que deja son muchos y el balance de su gestión no es bueno. Con ese escenario es cuestionable que un funcionario abandone su posición, pero como todo en este país es una decisión política.

Durazo va por la gubernatura de Sonora que, según algunos números en la entidad, la victoria de Morena es sumamente probable. Se dice también que el ex Secretario de Seguridad va a la candidatura para cerrarle el paso a Ana Gabriela Guevara, la titular de Conade y quien ha sido señalada por actos de corrupción en diversas ocasiones.

Más allá de la sucesión en Sonora y de la posibilidad de que el PRI deje de gobernar, aunque habría que analizar si las elecciones recientes en donde el moribundo Revolucionario Institucional se llevó todo en Hidalgo y Coahuila. A pesar de todo eso la decisión está tomada y Alfonso Durazo dejó su cargo.

Uno de los pendientes mas grandes que tiene el país es el de la inseguridad. El hoy presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró en campaña que la inseguridad desaparecería cuando tomará posesión, algo así como cuando Vicente Fox prometió resolver la situación en Chiapas y el EZLN en 15 minutos.

También López Obrador señaló que acusaría a los delincuentes con sus mamás para que dejen de delinquir e insiste en la política de abrazos y no balazos, política que no ha funcionado pues al momento llevamos más de 65 mil victimas por homicidio doloso o feminicidios, un incremento de poco de menos del 10% respecto al mismo periodo del sexenio anterior.

En medio de la crisis económica, la crisis de salud provocada por el Covid y de desempleo, se habla menos del gran pendiente que tiene este gobierno con sus gobernados y es el de la seguridad para todos. Las masacres no terminaron como refiere el Presidente, tampoco el poder de los cárteles de la droga ni la venta ilegal de combustibles.

Hoy no solo hay pocos avances, sino retrocesos. A este ritmo los números que presentará López Obrador al final de su sexenio serán peores que los que se vieron en los últimos dos sexenios. En ese contexto es que se dan las decisiones políticas de un movimiento para ganar una elección. Nada ha cambiado y hoy los mexicanos seguimos esperando que se cumplan las promesas de campaña y la seguridad no sea nuestra gran deuda.

* Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.

Tags

Lo Último


Te recomendamos