Bienvenida nostálgica para procesar el duelo

Por Salvador Guerrero Chiprés

¿Quién no quisiera volver a ver a un familiar o amigo que se fue? ¿O quién no se ha quedado con algún mensaje pendiente para alguien que se adelantó? Por muy fuertes que nos hagamos, en algún momento nos llega la nostalgia. A veces, más de lo que pensamos.

La mayoría de las y los mexicanos aprovechamos el Día de Muertos y los altares que ponemos en nuestros hogares para decir lo que nos quedó pendiente. Eso es parte del duelo y de la bienvenida que les damos a quienes nos visitan este 1 y 2 de noviembre. Es casi irónico que estas fechas de fiesta sean al mismo tiempo tan alegres como melancólicas.

Hace unos días, preguntamos a la comunidad del Consejo Ciudadano de la CDMX en Facebook qué mensaje querían dedicarle a una persona que ya no está. Decenas de “Te extraño”, y “Me duele mucho” se combinaron con los “Estás en mi corazón” y “Gracias por todo lo que me diste”. Hubo incluso algunos que recordaron sus anécdotas de la infancia y otros con mensajes más duros como: “Sigo de pie por ti”. La emoción se nota en cada una de las palabras.

Este ejercicio aparentemente sencillo revela que el duelo es un proceso personal, distinto en cada caso. Algunos con humor o cariño, otros con respeto y algunos más con una profunda tristeza.

De cualquier forma, es importante que sepas que si estás viviendo un proceso de duelo y sientes necesidad hablar con alguien, no estás solo. Si eres de los que no les gusta mostrarse desanimados frente a la familia, con amigos o en el trabajo, la ayuda profesional puede hacer la diferencia.

En el Consejo Ciudadano estamos disponibles en el día y en la noche, sobre todo en las horas donde el dolor puede presentarse con mayor intensidad. Hasta el día de hoy nuestro equipo de psicología, sumamente sensible en este tema, ha brindado 222 atenciones por duelo en la Línea de Seguridad y en el Chat de Confianza de WhatsApp 55 5533-5533. Octubre fue el mes en el que recibimos más más llamadas, casi el 25 por ciento.

Colocar el altar es, incluso, un ejercicio terapeútico más dentro de este proceso. Rememorar, poner objetos, fotografías, dedicar unas palabras y una luz ayuda a sentirnos en contacto aún con quien no está.

Y a la vez, no deja de ser divertido y relajante adornar nuestro hogar con los colores naranja, morado, rosas, entre otros y presumir las fotografías de nuestras ofrendas en redes sociales. Ahora incluso ya lo podemos hacer en grande, con la iniciativa #OfrendaInfinita del Gobierno de la Ciudad de México.

Te invito a que aproveches estos días para dar una cálida bienvenida a tus seres queridos. Si la nostalgia te rebasa, cuenta con nosotros.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo