Coordinación fiscal

Por Carlos Pfister

Aun no es claro que conlleva el llamado por parte de 10 gobernadores para terminar con el Pacto Federal. Lo que sabemos hasta hoy, es que estos gobernadores no están de acuerdo con las distribuciones de los recursos federales, un tema que tiene más que ver con la Coordinación Fiscal que con separación de la República. El matiz tiene una trascendencia importante, sin embargo, por esta ocasión enfocaremos el análisis a las perspectivas de la Coordinación Fiscal:

1. El actual esquema, como bien lo señaló el Secretario de Hacienda el pasado viernes, fue reestructurado en la administración de Felipe Calderón en un proceso en el que participaron la totalidad de los gobernadores en funciones en aquel tiempo, los cuales en su mayoría emanaban de los partidos del PRI y del PAN, quienes ahora se manifiestan en contra del esquema.

2. En el marco del Acuerdo de Coordinación Fiscal, se acordó que la distribución de los recursos se haría en función de fórmulas previamente establecidas en la Ley de Coordinación Fiscal, estas fórmulas tomaban factores como el PIB estatal, la población total del estado, el nivel de mejora recaudatoria de los gobiernos estatales, entre otros. De esa manera   blindaban   los   presupuestos de discrecionalidades políticas, como las que hoy argumentan dichos gobernadores sin mucho fundamento.

3. Existía en esos tiempos y hasta 2018 otro mecanismo a través del cual los gobernadores gestionaban recursos federales a través del presupuesto de egresos. Basta recordar para ello, el escándalo de “Los Moches” que algunos diputados del PAN protagonizaron, acordaron etiquetar recursos en el presupuesto federal para la ejecución de ciertos proyectos productivos en sus estados, a cambio de comisiones monetarias que debían pagar los gobernadores. La repartición de recursos a través de este mecanismo discrecional fue prácticamente limitada desde 2019.

4. Los recursos federales que se reparten a los estados van de la mano con la recaudación federal. Esto implica que, ante una reducción en los ingresos federales derivada de una recesión económica causada por una crisis sanitaria, hay una bolsa más pequeña de dinero que repartir. Esta es una realidad que deben de aceptar los gobernadores.

Para los gobernadores es más fácil voltear a la Federación y solicitar recursos adicionales, recursos que como se mencionó, hoy por hoy no existen.

Es momento de que los gobernadores asuman el cumplimiento de su encargo con responsabilidad y compromiso, razón por la que fueron electos. Si ellos necesitan recursos adicionales, en un contexto en el cual los presupuestos gubernamentales a nivel mundial están en picada, habrá que recordarles que cuentan con facultades para crear mecanismos que les permitan contar con esos recursos.

Desde el punto de vista práctico, el llamado al fin del Pacto Federal es una jugada política de los gobernadores, sin pies ni cabeza.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo