Con el tiempo en contra

Por David Olivo

El tiempo se acaba para la Cuarta Transformación con poco menos de dos semanas antes de cumplir dos años al frente del gobierno federal; y durante ese lapso, la indiferencia a las necesidades de la sociedad mexicana ha teñido cada una de sus decisiones, revelando su verdadero rostro ante las grandes crisis de nuestro país.

Deja ver que poco le interesan los más de 1 millón de contagiados por coronavirus o los 12 millones de desempleados en el pico máximo de esta pandemia, de los cuales al menos la mitad todavía siguen sin trabajo hasta el momento. Es decir que alrededor del 11 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA) terminará 2020 sin trabajo, de acuerdo datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Y aun así, a estas alturas todavía no se cuenta con medidas de contención como el Ingreso Básico Universal (IBU), una política recomendada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) desde el inicio de la actual crisis sanitaria y que fuerzas políticas como Acción Nacional han venido empujando desde marzo pasado tanto en el Senado de la República como en la Cámara de Diputados.

Pero además de no aprobar políticas contra esta crisis mundial para los mexicanos, los bajos instintos de la 4T se mostraron hace poco, cuando legisladores de Morena desaparecieron 109 fideicomisos los cuales traían bienestar a sectores como la comunidad científica, deportistas de alto rendimiento, cultura y educación, así como fondos contra desastres como el Fondo para la Atención de Emergencias (Fonden), entre otros.

Fue entonces la desaparición de apoyos contra desastres naturales, como el Fonden, que se hizo notar la poca sensibilidad de la actual administración hacia temas relacionados a catástrofes, mismos que cada año generan peligrosos casos de norte a sur.

Lo anterior se puede observar claramente en Choltalpa, Tabasco, donde la falta decisiones del gobierno federal ahogaron los municipios de Nacajuca, Jalpa y Centla, despojando a poblaciones enteras sin pensarlo dos veces. Y de esta manera, se perjudicó a los más pobres de ese estado y de paso se borró de las prioridades de la 4T la agenda social, la cual le permitió llegar a Palacio Nacional hace casi dos años.

Y con estos recortes desmedidos, disfrazados de austeridad, se vislumbra un 2021 complejo en todo el país, pues recordemos que se recortó a los gobiernos estatales 30 mil millones de pesos del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF 2021), mientras que los organismos autónomos fueron golpeados con la misma fórmula.

Los recortes al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información (INAI), Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Instituto Nacional Electoral (INE), entre otros organismos autónomos suma más de 2 mil millones de pesos, dejando ver la intención de la 4T por capturarlos o desmantelarlos.

Es injustificado y más cuando se estima que para para 2021 el PEF será de 6 billones 295 mil 736 millones de pesos.

Además recordemos que este es el tercer año consecutivo que la Cámara de Diputados realiza recortes de este tipo. Tan sólo el INE tuvo una reducción de 950 millones de pesos en 2019, mientras que para 2020 el déficit alcanzó el millón 71 millones. Es así que para el próximo año, el árbitro electoral podría ver 870 millones menos de lo presupuestado con todo y que en 2021 se jugará la elección más grande de nuestra historia.

Y encima de eso, el INE tendrá que organizar la consulta popular a pesar de las irregularidades en la recaudación de las firmas, ya que de acuerdo al informe del Instituto detectó 5 mil 530 rúbricas dentro de la petición de ciudadanos ya fallecieron, 123 mil que se repetían y 14 mil 442 con una vigencia caduca. Es una vergüenza, una falta a la democracia, un completo engaño por parte de la 4T que no puede ser ignorado.

Lo peor es que en pleno siglo XXI, Morena reviva malas prácticas de antes de la llegada de la democracia a México en el 2000 y deja ver lo parecido que es el proyecto del actual gobierno federal con el del viejo régimen priista.

Para las elecciones de 2021 es importante que los actores políticos, líderes de opinión, así como organizaciones de la sociedad civil trabajen en conjunto para integrar una agenda que atienda las necesidades de México y que nos saquen de la inercia que ha permeado por la mayoría de Morena en el Congreso de la Unión.

Por eso es importante el papel que juega México Sí con las fuerzas políticas de oposición, encabezada por el PAN, porque urge cambiar la dinámica y generar espacios de discusión. A casi dos años de la llegada de la 4T a Palacio Nacional la democracia sigue en riesgo.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo