logo
/ Foto: Getty Images / Foto: Getty Images
Opinión 20/12/2020

Cadena de errores de la 4T: entre leyes y nombramientos

En la última semana previo al cierre del período de sesiones, el Senado de la República además de aprobar una ley que reformaría las actividades del Banco de México, detenida actualmente hasta febrero, aprobó modificaciones a la ley de Seguridad Nacional. Esta reforma, impacta directamente en la lucha contra el crimen organizado ya que abre presuntamente una puerta para el lavado de dinero.

Dicha ley tiene por objeto regular las actividades de enlace para el intercambio de información con autoridades mexicanas en el marco de convenios y programas de cooperación bilateral que ha suscrito el Estado mexicano.

Probablemente, esta modificación sea una respuesta que manda equivocadamente López Obrador, por el caso Cienfuegos. Con esta reforma se le otorgan facultades a la Cancillería de regular y limitar la actuación de agentes extranjeros de agencias principalmente estadounidenses como la DEA, la CIA y el FBI.

El Senador por Texas, Ted Cruz, fue uno de los primeros en reaccionar ante tal ley, enviando una carta al Fiscal General, William Barr y al Secretario de Estado, Mike Pompeo, en la que apela entre otras cosas a que, los diplomáticos y funcionarios estadounidenses usen sus voces y la influencia de Estados Unidos para aclarar al gobierno mexicano que socavar a la DEA es inaceptable y que esto pone en duda la fortaleza de la relación bilateral.

Es decir, que estamos frente a un panorama al que debemos de prestarle mucha atención, por un lado, pretende que el Banco de México, caiga en actividades que pueden prestarse a la mala interpretación de lavado de dinero y por otro, se limita el actuar de agencias que operan principalmente en contra del narcotráfico.

Sumándole a la cadena de errores con nuestro país vecino, Obrador no solo felicitó tarde a Joe Biden, sino que envió una carta en la que subrayó que con el nuevo gobierno se podrán seguir aplicando los principios básicos de política exterior, como lo es la no intervención y autodeterminación de los pueblos. Unas líneas que se sintieron completamente innecesarias en una felicitación.

Esto ocurre justo a menos de un mes que en Estados Unidos llegue la nueva administración con un discurso abierto a la cooperación, que busca retomar su liderazgo a nivel mundial, y que considera que México es un socio importante.

Sin embargo, tenemos que recordar que la relación bilateral entre México y Estados Unidos se ha visto dañada en los últimos años, principalmente por la constante amenaza de la imposición de aranceles a cambio de contener las caravanas migrantes y finalmente el establecimiento del programa “Quédate en México”.

Todas estas han sido señales claras de la falta de diplomacia que hay en esta administración, dejando en evidencia la ausencia de negociación, y es que no debe ser nada fácil tener que responder a las exigencias del presidente.

Por lo pronto, ligado a todo esto, llegó el anuncio de que Esteban Moctezuma, aún Secretario de Educación Pública, será el suplente de la Embajadora Martha Bárcena, quien notificó su jubilación.

Al presidente y al canciller se les olvidó una vez más que hay protocolos que se deben de seguir, y sin antes haber obtenido el beneplácito de Estados Unidos, informaron sobre el nombramiento.

¿Habría prisa en nombrar al sucesor? ¿Acaso el Servicio Exterior Mexicano no tiene perfiles que sean capaces de encabezar esta Embajada? ¿O es simplemente que el presidente necesita otro florero? Lo cierto es que el nuevo “Embajador”, en caso de que lo ratifique el Senado, tendrá en sus manos la tarea de forjar el restablecimiento de la relación bilateral más importante para nuestro país. Al tiempo…

** Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.**