Visibilizar lo invisible de la violencia

Por Cerebro México

Por Mtra. Psic. Karina Zúñiga Rustrián

Si nos diéramos cuenta cuánto el entorno nos afecta y cómo cada quien afectamos al mismo, hombres, mujeres y otrxs, estaríamos más atentos a no propiciar actitudes que anteceden a la violencia propiamente, y así promover y que se tenga una vida libre de la misma. Por ello, te invito a pensar si, ¿alguna vez te preguntaste qué tipo de violencia se ha presentado en tu historia familiar y a qué la atribuyes?

Esa es una forma de visibilizarlo. La violencia funciona como un ciclo, que se transmite por generaciones si no se atiende, se repite continuamente y aumenta la intensidad en cada vuelta que da.

Aparentemente sería fácil salir de ello sobre todo cuando el daño es evidente, pero es aquí donde cada quien debe explorar, ¿cuál es la aparente ganancia emocional que genera que se permanezca en ese ciclo?, a ello se suma que nuestro cuerpo, se ha habituado a los químicos que él mismo genera por las emociones negativas, producto de ese vaivén emocional durante esa relación o ese entorno es decir, de la violencia vivida.

A ello, la acompaña el discurso con la frase “pégame pero no me dejes” tan inserta en nuestra cultura popular. Éste es una de muchas frases que deriva en discursos, actitudes, costumbres, en nuestro cotidiano (¿ubicas otros?).

Éstos son elementos de violencia invisibles, normalizados o sea que se ajuste a un modelo común, entonces lo consideramos así sin cuestionarlo y lo permitimos, lo dejamos pasar, y quedan cristalizados en nuestra sociedad, así mismo, algunas canciones que cantamos, dichos populares o chistes que repetimos o de los cuales nos reímos en el cual está el sello de un discurso sexualizado y objetivizado de la mujer u otra forma de devaluación a algún otro grupo vulnerable, minorías (niños, ancianos, discapacidad, LGBTTT) ó a la vulnerabilidad humana.

Lo anterior lleva a que nos preguntemos ¿qué tanto nos hemos involucrado en socializaciones violentas siendo o no éstas machistas?, es decir, conversaciones, actitudes, conductas donde la interacción y el discurso con otrxs sea con tintes violentos sin tomar en cuenta cómo puede hacer sentir eso a los demás.

La idea de ir mencionando esto, es que por un lado individual y colectivamente vayamos eliminando los discursos, pensamientos, actitudes y por ende conductas violentas y por el otro, facilitarte por medio de una atención profesional a que nombres aquellos momentos donde ya se hacía presente la violencia en tu vida directa o indirectamente y derivó en tus heridas, para que poco a poco vayas encontrando alternativas, permitirte sanar y así poder seguir adelante, a tu ritmo y en dirección contraria a vivir y/o propiciar violencia, es decir, fuera de ese ciclo que te mencionaba antes.

Consultorio c7 Salud Mental

Teléfonos de atención en dos horarios:

De 9:00 a 15:00 horas

De lunes a Viernes 5531204231

Y

De 15:00 a 20:00 horas

5534333983

Facebook: @c7saludmental

Instagram: @c7saludmental

Mail: [email protected]

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo