logo
/ Foto: Dreamstime / Foto: Dreamstime
Opinión 29/01/2021

Banca Explica: Cuidado con los fraudes. Protégete, que NO te engañen

La contingencia sanitaria provocada por el COVID-19, que desde marzo de 2020 impulsó la necesidad de seguir medidas de distanciamiento social, trajo consigo un incremento sustancial en el uso de medios electrónicos para llevar a cabo gran parte de las actividades que, hasta ese entonces, habíamos hecho de manera presencial.

La banca, que fue reconocida por las autoridades federales como una actividad esencial, no se detuvo. Sin embargo, al limitar el aforo en sucursales y ante la necesidad de cuidar de la salud de los funcionarios bancarios, el uso de la banca electrónica y banca móvil también creció de manera importante.

Este cambio también provocó que el crimen organizado modificara su modo de operar. En 2020, hubo una importante cantidad de denuncias por parte de clientes de la banca, por fraudes muy sofisticados, en los que los delincuentes los contactaron para robar su información, datos y dinero.

En la Asociación de Bancos de México reconocemos tres principales mecanismos:

A través de correo electrónico, los delincuentes envían mails sobre posibles cambios en las cuentas, la necesidad de actualizar datos, o premios y ofertas demasiado buenas, cuyo objetivo es que los destinatarios entren a enlaces y páginas falsas, a través de las cuales les roban sus datos.

Otro tipo de fraude es el de mensajes de texto (SMS). Aquí, los criminales envían mensajes a los celulares de las personas, en los que, con distintas ofertas, alertas o solicitudes falsas, buscan que los clientes ingresen a un vínculo sospechoso y desde ahí puedan hacerse con su información bancaria.

Finalmente, las llamadas telefónicas. Ya sea con una persona, o a través de llamadas robotizadas y con conmutador, los ladrones contactan a los clientes e informan sobre cargos sospechosos o movimientos no reconocidos en las cuentas, y solicitan datos sensibles como lo son las contraseñas, claves, NIPs y CVV de las tarjetas.

En la banca hacemos un importante esfuerzo por fortalecer nuestros modelos de seguridad y brindarles a nuestros clientes la mayor confianza posible al realizar sus transacciones. Hacemos inversiones importantes en tecnología e innovación para mantener un ambiente seguro. Sin embargo, se trata de una tarea de todos. Por ello, hacemos un llamado a nuestros clientes para que se protejan y no se dejen engañar.

Los bancos sí podemos dar y pedir información general, tal como nombre, dirección o RFC. Sin embargo, NUNCA pedimos NIPs, CVVs, tokens o contraseñas. Nunca. Sin esos datos, es imposible que los delincuentes accedan a sus cuentas o puedan realizar cargos.

Si tienen esto en mente, sepan que el comercio electrónico, así como la banca digital, son ambientes muy seguros. Los bancos ofrecen una amplia gama de herramientas a través de estos servicios, para que puedan tener control total sobre sus operaciones: topar el límite y monto de las transacciones; activar o desactivar las tarjetas; crear una tarjeta digital con CVV dinámico, etc.

Con esto en mente, en la ABM los llamamos a seguir una serie de pasos básicos para cuidar aún más sus recursos: no utilicen computadoras públicas para consultar cuentas o hacer compras; no lo hagan conectados a redes Wi-Fi públicas; y nunca compartan NIP, CVV, Token o contraseña. Nunca. Porque una llamada, correo o mensaje del banco, puede no ser del banco. Protéjanse. Que no los engañen.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.**