Opinión

No usaré cubrebocas

El título de este texto por sí mismo nos muestra con claridad de qué está hecho el presidente Andrés Manuel López Obrador. Necedad, ignorancia, antipatía, irracionalidad. Había una ligera esperanza que después de anunciar su contagio por Covid y rápida recuperación, el mandatario nacional mandara una señal sobre el uso de cubrebocas como una herramienta eficaz para evitar más la propagación de la enfermedad.

¿Por qué AMLO insiste en no utilizar el cubrebocas? Honestamente es casi incomprensible. Pudiera ser que signifique para él una señal de debilidad o que demuestre que no usarlo lo hace más poderoso. El problema es que ante los más de 160 mil decesos y el panorama desalentador, esta falta de sensibilidad es sumamente lamentable.

No solo es el uso del cubrebocas, sino la falta de empatía con todos aquellos que han perdido a un familiar o amigo. Esa simple recomendación bastaría para que muchas personas se lo tomaran más en serio. Lamentable también es esa comunicación triunfalista de la 4T, sobre que López Obrador venció al Covid, cuando miles no.

Sin una estrategia para la vacunación, de hecho, sin si quiera contar con vacunas. Con mensajes limitados y funcionarios sobrados es como México le hace frente a uno de los más graves problemas para la humanidad en cualquier momento de la historia.

López Obrador se equivoca al minimizar la crisis, al no usar cubrebocas, al defender a Hugo López Gatell. Pero, en esta administración, el presidente nunca se equivoca, es por ello que pase lo que pase y aunque el país se caiga en pedazos, AMLO no reconocerá ningún error y en el contexto de la pandemia tiene sentido su último dicho, “no usaré cubrebocas”. ¿Por qué? Porque lo dice él.

* Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.

Tags

Lo Último


Te recomendamos