logo
/ Foto: Piaxabay / Foto: Piaxabay
Opinión 15/04/2021

¡Grítalo!

¿Lleva algo importante guardado en el pecho? ¿No le pudo decir a esa persona especial cuánto la amaba, cuántos suspiros le arrancaba, cuánto le hacía vibrar de emoción? ¿Está vivo o viva? ¿Es posible que exprese sus emociones sin lastimar a nadie? Entonces ¡¿qué espera?! No lo dude, no le ponga trabas, no se lo niegue a usted misma o mismo: ¡grítelo!, en el mejor sentido de la expresión.

Si algo bueno pudo traer esta lección colectiva tan dura llamada pandemia, es el chance de darnos cuenta de cuán vulnerable puede ser la vida, y cómo de un momento a otro, todo puede terminar. Pero entonces, quedarse pasivos no es opción.

Así como ahora las plataformas electrónicas acortaron las distancias y posibilitaron los accesos a muchas cosas, lo que nos hace humanos también debe caminar a la par: acercarnos, saber ser honestos y abiertos sin miedo al rechazo, decir lo que se siente y expresar lo que uno es, desde la autoconfianza y orgullo por quienes hemos sido y somos; recordar cómo estar presentes, cómo ser cercanos y cálidos, generosos y afectivos.

Por eso debemos estar atentos a esos músculos que pueden atrofiarse, no sólo del cuerpo físico, ¡sino los músculos del corazón! Que no nos agarre en curva el volvernos a encontrar y estar emocionalmente entumidos. Ofrézcase por completo, entréguese al momento con quienes ama, porque ya la vida nos dejó muy claro que siempre, puede ser el último.

No deje pendientes si aún hay posibilidades; tenga fe, y crea que lo mejor de su vida puede llegar en cualquier instante. Recuerde que lo mejor de la vida es estar vivo, y que nunca es tarde. Dé importancia a lo que realmente la tiene, pues un momento decisivo en el que no elegimos lo que verdaderamente queremos, puede perseguirnos toda la vida.

En estos tiempos no es sensato dejar lo que importa para más adelante, ni darle mucho espacio a la postergación de la plenitud. Sea lo que sea que usted tenga que hacer y que sepa que es una espina clavada, ahora es momento de actuar. ¿Le ha pasado últimamente que, de la nada, sus asuntos pendientes aparecen sobre la mesa, o que alguna verdad que estaba escondida ya no puede esperar más?

¡Crea esto!: el Universo está empujando con todo para que ocurra así, y más vale tomar la ola por la cresta, fluyendo, dejándonos llevar, pero también con pies firmes para que suceda, con la voluntad puesta y el corazón encendido.

Dentro de todo lo triste y duro que hemos pasado, esto es algo muy bueno, porque es muy cierto que la vida puede comenzar en el momento en el que nos damos cuenta que es la única que tenemos, o al menos, de la única que somos conscientes, y entonces dejamos de darla por obvia. Por eso, con todo el corazón ¡grítelo! Con el poder de su ímpetu y de su amor.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.**