logo
/ FOTO: GALO CAÑAS/CUARTOSCURO.COM
Opinión 19/04/2021

Un país endeudado por el presidente

La situación económica que hoy atraviesa el país tiene muy preocupadas a las familias mexicanas. Las personas han perdido su empleo o cerrado su empresa debido a la caída estrepitosa de la economía nacional. La angustia se ve y se siente en las calles, pero el inquilino de Palacio Nacional está imperturbable ante esta creciente desesperación.

Una de las grandes promesas durante su campaña fue no incrementar la deuda exterior de México y mantenerla alrededor del 45%. Sin embargo, como ya es costumbre, esto es una gran mentira pues del 2018 al 2020 la deuda ya incrementó hasta 52% del Producto Interno Bruto (PIB). Esto representa más de 12 billones de pesos que junto a sus proyectos faraónicos mantiene a las finanzas públicas en un estado de endeudamiento interminable.

Al iniciar la pandemia López Obrador se rehusó a contratar deuda para dar apoyos económicos a las familias que perdieron empleos o tuvieron que cerrar sus negocios. Este gobierno abandonó a los mexicanos y precipitó lo que sería un inevitable desplome de la economía mexicana traduciéndose en una recuperación lenta, irregular e incierta.

El derrumbe de la economía se debe a la negligencia de la 4T pues su incapacidad ha alejado a la inversión extranjera privada, han reflejado su ineptitud para atraer capital que podría estar ayudando en estos momentos a desarrollar la industria mexicana y a la creación de empleos. A raíz de la pandemia la situación económica ha sido insostenible, millones de personas desempleadas, la educación sufre su peor rezago en un siglo y se incrementa la pobreza en todo el país. Es decir, México está devastado y las familias comienzan a sentirlo.

Pero el presidente y su corte sumisa no quitan el dedo del renglón de sus prioridades y siguen firmemente decididos en gastar lo que sea necesario en los proyectos faraónicos, que únicamente serán emblemáticos por todo el daño creado al medio ambiente, la falta de infraestructura y de visión. Pero la realidad es que Dos Bocas, el Tren Maya, Santa Lucía y ahora Pemex y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), y la insistencia por aprobar una reforma a la ley de la Industria Eléctrica, amenazan la estabilidad financiera de la Federación.

El panorama internacional es desolador pues según los pronósticos del Fondo Monetario Internacional (FMI) nuestro país será de los pocos países del mundo que a un año del comienzo de la pandemia será incapaz de recuperarse. Es por eso que debemos estar vigilantes de lo que está haciendo morena con el país ya que cada vez se siente más que el uso negligente de los recursos públicos y su apatía ante las preocupaciones legítimas de la población son el reflejo de otros gobiernos populistas en los que optaron por poner al pueblo en completa austeridad republicana pero sus familias se beneficiaban de una vida llena de lujos. Por lo que aquí es válido cuestionar si en 18 años de campaña de López Obrador habíamos visto a alguno de sus hijos vacacionando lujosamente.

Es momento de rectificar sobre el rumbo que el país debe de tomar, morena ha demostrado falta de capacidad, incompetencia e insensibilidad para gobernar, este será un sexenio perdido que sobre todo le pasará la factura a nuestros jóvenes y niños. Es importante que nos informemos que dejemos la apatía política de lado y lo expresemos en las urnas, está en nuestras manos detener la destrucción de México. Al tiempo…

** Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.**