logo
/ Foto. Gobierno de México / Foto. Gobierno de México
Josefina Vázquez Mota
Josefina Vázquez Mota
Opinión 20/04/2021

La vida en carne y hueso: A la Constitución no se le puede contradecir

Del presidente de la Corte prende todas las alarmas porque entonces ¿en dónde quedó la Constitución?

Por : Publimetro

“No somos elegidos por Dios, sino por el electorado, por lo tanto, buscamos el diálogo con todos aquellos que ponen esfuerzo en esta democracia”… Willy Brandt.

Clara De Buen, presidenta de la Barra de Abogados, dijo que ampliar el periodo de la presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), “es una pena porque es totalmente inconstitucional, que si no venía con la iniciativa inicial es porque no se requiere, es algo muy sospechoso.

Estamos hablando de una artículo transitorio que tiene una jerarquía mucho menor a la Constitución, a la que no puede contradecir y altera la división de Poderes. Tenemos un control aparente”, comentó en entrevista con Ciro Gómez Leyva.

Jose Wolderbeng, señala en su columna en el periódico El Universal, que ampliar la presidencia de la Corte, “se trata de una clara intromisión de una Cámara del Legislativo en el Judicial que dinamita la idea de la división de poderes y vulnera el orden constitucional, que al día siguiente fue avalada por el presidente de la República”.

Porfirio Muñoz Ledo, diputado por Morena, sostiene que el Legislativo se encuentra realizando “la vergonzosa tarea” de violar flagrantemente la Constitución, pues la ampliación de mandato del presidente de la Corte, es “patéticamente inconstitucional que anularía la división de Poderes y podría conducir a la disolución del régimen republicano de gobierno”.

El exministro José Ramón Cossío, sostuvo que la ampliación es violatoria del artículo 97 constitucional que establece: “Cada cuatro años, el pleno elegirá de entre sus miembros al presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el cual no podrá ser reelecto para el periodo inmediato posterior”.

El ministro en retiro refiere que “no perdamos de vista lo que se propone para los consejeros de la Judicatura Federal. A ellos les corresponde la administración de todos los jueces y todos los magistrados del Poder Judicial de la Federación. Atentos”, y es que este transitorio también amplia el periodo del Consejo de Judicatura.

El diálogo es un elemento esencial en una democracia ya que sólo a través del diálogo se puede generar una comunicación asertiva, lograr empatía y la construcción de acuerdos. Esto aplica para cualquier ámbito de la vida social, pero principalmente en el parlamento ya que debe ser la forma de relación entre los actores políticos.

Pero además de la necesidad de que prevalezca el diálogo, en un Estado democrático de derecho el respeto a lo que establece la legislación es una condición que no puede ser discrecional ni ponerse a discusión.

Reproduzco todas estas voces porque tal como señala Clara De Buen, contradecir a la Constitución es justamente el camino contrario a la democracia, a la certeza y a la legalidad.

Del presidente de la Corte prende todas las alarmas porque entonces ¿en dónde quedó la Constitución?, ¿en donde quedó quien como máximo responsable de la Corte guarda un silencio con el que parece que consiente que se vulnere un mandato constitucional y provoque daños irreversibles? Y si con un transitorio se provocan daños irreversibles, la pregunta obligada es entonces, y ahora ¿qué sigue?

** Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.**