logo
/ FOTO: VICTORIA VALTIERRA/CUARTOSCURO.COM / FOTO: VICTORIA VALTIERRA/CUARTOSCURO.COM
Opinión 10/05/2021

La corrupción mata #NosFaltan26

El desplome de la línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro en la Ciudad de México el pasado 3 de mayo conmocionó al país y al mundo entero. En uno de los peores actos de negligencia y corrupción, la administración de Claudia Sheinbaum decidió no dar mantenimiento y permitir el descuido de la infraestructura.

Marginaron las tareas de sostenimiento y contaron con que otros se responsabilizarían por asegurar su funcionamiento, pero el problema creció como una bola de nieve comenzando con inundaciones e incendios y concluyendo con esta tragedia.

Para el exterior, el desplome parece inusitado debido a la magnitud de la catástrofe, pero para los mexicanos las razones son evidentes pues vivimos bajo un gobierno incompetente y corrupto que utiliza la bandera de “austeridad republicana” para saquear recursos hasta de los sectores más indispensables. Por supuesto, es bien sabido que este no es el primer ‘accidente’ del metro en los últimos meses, sino la conclusión inevitable de un largo proceso de corrupción. Las malas administraciones por más de 20 años de los gobiernos de izquierda en la Ciudad que se han enriquecido y han dejado en el abandono a los ciudadanos.

La línea ‘dorada’, comenzó a operar a finales de 2012, durante la administración del ahora canciller Marcelo Ebrard, pero no tardó ni año y medio para que en 2014 se suspendiera su funcionamiento. Esto ocurrió debido a los vicios y fallas en la construcción provocados por los pésimos materiales y sistemas de operación implementados con la intención de abaratar costos pero superando injustificablemente el presupuesto original de 24 mil millones de pesos con un gasto total de 59 mil millones de pesos.

Situaciones similares ocurrieron en 2015 cuando se advirtió una falla estructural o en 2017 cuando tras el sismo del 19 de septiembre el Sistema de Transporte Colectivo (STC) advirtió “vicios ocultos”, pero nunca se llevaron a cabo el mantenimiento o las reparaciones necesarias. Esto sin olvidar la serie de incendios que han ocurrido este mismo año en enero, febrero, abril y mayo en los vagones, estaciones y hasta el centro de control uno del metro. Incluso, este viernes pasado a los poco días del desplome, la estación Pantitlán comenzó a incendiarse, lo peor, el metro no tiene un seguro para los usuarios, pues querían ahórraselo para sus megaproyectos y ahora el gobierno propone indemnizaciones mínimas e insultantes para los afectados.

Los responsables de esta tragedia criminal tienen que ser presentados ante la justicia pues las omisiones matan y la corrupción también. Hoy 26 familias están de luto porque no volverán a ver a sus seres queridos. En el sexenio pasado, cuando se cometió un atropello del gobierno, la bancada de morena abogó para que se creara una comisión para investigar la desaparición de los 43 normalistas. Sin embargo, en esta ocasión morena rechazó la creación de una comisión investigadora sobre los sucedido en la Alcaldía Tláhuac. Pareciera que están encubriendo y protegiendo a los culpables porque son parte del equipo más cercano del presidente de la República.

La corrupción y la ineptitud se han convertido en el distintivo de morena y sus aliados, absolutamente indiferentes ante los problemas que afligen a los mexicanos, son totalmente incapaces de administrar efectivamente el gobierno devastando todo lo que dirigen.

Dispuestos a solapar a sus miembros hasta las últimas consecuencias y sin un contrapeso, representan una amenaza mayúscula a la integridad del país. Es indispensable que el gobierno que presume constantemente de estar acabando con la corrupción y de ser completamente transparente, demuestre que lo es y que en los peritajes solicitados se anexen las bitácoras de mantenimiento del metro, necesitamos que haya justicia para las familias de los fallecidos y de los heridos. No podemos seguir permitiendo esto en la Ciudad. Al tiempo…

** Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.**