logo
Llegar a consensos resuelve dilemas sociales. / FOTO: VICTORIA VALTIERRA/CUARTOSCURO.COMLlegar a consensos resuelve dilemas sociales. / FOTO: VICTORIA VALTIERRA/CUARTOSCURO.COM
Opinión 04/06/2021

Consensos sociales, por Luis Wertman Zaslav

Mantener la voluntad y el compromiso de agrupar a la mayoría en una sociedad tolerante, respetuosa, colaborativa, es una de las claves para que podamos darle futuro a nuestra forma de vida

Albert Einstein decía que uno debe estar dispuesto a renunciar a quien es, para convertirse en lo que puede ser. Como sociedad, ante una nueva realidad a la que poco a poco estamos entrando, podemos dejar atrás esos comportamientos nocivos y sustituirlos por buenas prácticas civiles que nos ayuden en una mejor convivencia.

Una de nuestras preocupaciones comunes es la forma en que podemos resolver los problemas cotidianos y reforzar las conductas que nos dan una base de respeto y de confianza en los demás.

Ese proceso hacia una comunidad más unida, preocupada por todos sus integrantes y bajo principios compartidos, es un ejercicio constante de llegar a consensos para avanzar hacia objetivos comunes.

Sea en la manera en que nos comunicamos con nuestros vecinos, hasta la supervisión de los servicios públicos de nuestra calle, el papel social de cada uno es aportar esa civilidad y extenderla al mayor número de personas posible.

Esa es una contribución que enriquece no solo a quien impulsa el consenso, sino a todos los que se suman a éste. Es un ejercicio que puede significar la diferencia entre un buen desarrollo social y la separación que luego nos aqueja, sobre todo en las zonas con alta densidad poblacional, como las ciudades.

Leía un encabezado curioso hace unos días que señalaba que la urbanización en el país estaba concentrada en solo un 3 por ciento del territorio nacional. Es sorprendente que en tan poco espacio, tengamos urbes tan grandes y, por si eso fuera poco, que sigan siendo habitables.

Eso podría cambiar pronto con las sequías frecuentes y los cambios drásticos de temperatura. En otra noticia, las autoridades portuarias de una conocida ciudad estadounidense proponen una barrera marina de 20 metros para enfrentar fenómenos meteorológicos cada vez más impredecibles, lo que transformaría completamente su planeación y vista, con las consecuencias turísticas y de vida que vendrían.

Venecia, por ejemplo, es una muestra de lo que podría ocurrir con otras ciudades emblemáticas del planeta, mientras otras naciones como la nuestra cuentan con espacio, pero este no se encuentra habitado y cuya población se concentra solamente en algunos puntos.

¿Cómo resolver, desde lo que nos corresponde, estos dilemas? Dialogando, llegando a consensos y estableciendo nuevos parámetros de convivencia.
Lo hemos hecho antes, a veces por urgencia o en medio de una catástrofe natural, y en la mayoría de los casos ha resultado para bien.

Mantener la voluntad y el compromiso de agrupar a la mayoría en una sociedad tolerante, respetuosa, colaborativa, es una de las claves para que podamos darle futuro a nuestra forma de vida.

Y esta puede cambiar tantas veces sea necesario si es para mejorar las condiciones en que existimos. Además es el mejor camino para entregarle el mundo a las generaciones que vienen y que tienen percepciones muy distintas y, creo, alentadoras sobre lo que se puede construir en lo social.

El primer paso es el consenso. El segundo es integrarnos a nuestra sociedad inmediata que es la familia y los vecinos, de ahí ampliar hasta que nuestra sociedad se parezca mucho a la sociedad que siempre hemos querido.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.**