logo
/ Foto: Pixabay  / Foto: Pixabay
Opinión 08/09/2021

¡Sí, riqueza!

Los tiempos de abruptos cambios, los tiempos de reto, los tiempos de pérdidas y dolores inevitables, también pueden ser vistos por como el acomodo perfecto de la vida para hacer de la realidad un excelente campo de entrenamiento desde donde pueden surgir maravillosos frutos para nosotros y para los demás.

Cuando nos damos cuenta de que nuestra mente es como la computadora que contiene al software que creará nuestra realidad y que el cable es la conexión con Dios para que se manifieste todo lo que Dios quiere que suceda, entonces podemos tener una columna dorada de anclaje que impide que andemos de aquí para allá dando tumbos sin rumbo ni sentido.

Todos tenemos derecho a la provisión divina, porque esa es la Verdad de Dios. Y si tenemos dificultades en el camino, entonces es señal de que nos está preparando para algo antes de poder recibirlo, pero de que es un hecho basado en la más grande verdad de los principios universales, es un hecho.

Recuerda siempre bien hacia dónde mirar, y nunca quites tu atención de Dios, de la esencia de Dios, de las 49 virtudes que menciona la sabiduría metafísica más ancestral. Te conviertes en lo que piensas, y si insistes, persistes y no desistes, puedes enfocarte en lo que quieres ver manifestado en ti, y también elevas la frecuencia de los demás.

No ayudas en nada si quieres igualarte hacia las apariencias de miedo, enfermedad, tristeza, estancamiento, desorden, pobreza, o desparpajo, pues recuerda, todo es una APARIENCIA, por más real que parezca; y si quieres ser empático bajándote de frecuencia vibratoria, sólo te convertirás en parte del problema, atrayendo también esas desgracias a tu vida.

¡La ecualización siempre debe ser hacia arriba! Detrás de todo mal hay bien, detrás de todo lo creado está la Verdad de Dios y de la Creación. El paquete de información que traemos al habernos creado como almas y espíritus, ya contiene todos los códigos de los rayos de luz de Dios, por eso es que se dice que somos capaces de crear y manifestar todo cuanto necesitemos.

Esos rayos de Luz de Dios son esa esa energía luminosa, perfecta, altísima, e inamovible, puesto que por eso se menciona en las escrituras de todos los libros sagrados que Es un Principio y la característica de un Principio, es que no cambia.

Al poner tu atención e intención en esto, automáticamente ya están añadidas todas las cualidades de perfección, de poder, de altura, de amor, de salud, de burbujeante opulencia, de riqueza verdadera, que le han dado a todas las versiones de humanidades que han existido desde eones atrás.

Por eso cuando pienses que necesitas dinero, necesitas riqueza, necesitas providencia, afírmalo como una Verdad del Principio de Dios, no inspirado en los mundos terrenos, porque eso ya contiene la contaminación del ego humano.

Por eso muchas veces, inconscientemente, tenemos conceptos errados y rechazos sobre la provisión, la opulencia, la riqueza y el dinero, pues los relacionamos con lo más negativo del ser humano, ¡pero esto no es la Verdad!

Sino la esencia de estas virtudes que vienen del Creador mismo. Pero tienes que pensar con fe, porque si no crees que muchas manifestaciones mágicas sean posibles para ti, ahí está tu primera manifestación.

Hay muchas maneras de ser ricos en este mundo, por eso es que hay ricos-ricos, ricos-pobres, pobres-ricos, y pobres-pobres, y si tú eliges la provisión gracias a las virtudes de lo más supremo en ti, como tu esfuerzo, tu talento, tu inteligencia, tu generosidad, etc. nada, nada, nada en este mundo, podrá impedir tu verdadera riqueza.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.**