Cinco días en Montreal

Air Canada está de fiesta por el estreno de la ruta estacional que conecta a la Ciudad de México con Montreal, justo en la época del año en la que el sol inunda de colores las calles de esta encantadora ciudad afrancesada. Aquí te damos 5 pretextos para visitar Montreal en verano:

1. El Río San Lorenzo. Cuando no queda más hielo en el San Lorenzo, los barcos empiezan a navegar, las personas salen a remar en sus kayaks y los surfistas deciden montar las olas del caudaloso río. Un viaje por el San Lorenzo te permitirá disfrutar de las múltiples caras de la ciudad con otra perspectiva; al terminar estarás listo para consentirte en el Bota Bota, un spa alojado dentro de un barco anclado al muelle.

2. Viejo Puerto. Pocos lugares resultan tan cautivantes como el viejo Montreal, con una increíble esencia europea que se forma entre callejones y casonas de piedra que alojan galerías, boutiques y exquisitos restaurantes. Por supuesto que una visita a la catedral de Notre Dame es imperdible, siendo ésta, incluso, más sorprendente por dentro que por fuera, y el museo Pointe-a-Calliere.

3. De compras. Si bien en calles como Rue St. Catherine se encuentran las grandes tiendas de cadenas transnacionales, existen otros rincones, como St. Denis o el hipster Barrio Latino, que esconden verdaderas joyas con tiendas de diseñadores locales, de artículos de decoración, antigüedades y mucho más. Una visita imperdible para los más expertos es la Fábrica y tienda Harricana, en Rue Saint Antoine, que se dedica a rescatar abrigos de piel en desuso para rediseñarlos y evitar así la producción de nuevas piezas hechas con base en piel de animal.

4. Saborea Montreal. Desde restaurantes multipremiados hasta foodtrucks, los sabores de la diversidad cultural hacen gala de una diversa escena de comida japonesa, vietnamita, hindú, afgana, francesa, suiza, etcétera. Encuentra los orígenes del Bagel en las tradicionales Bagels St-Viateur o Bagels Fairmount del barrio Mile-End; recorre el mercado de Jean Talon en busca de productos locales y, por último, recorre la ruta de la Cerveza en el Latin Quartier con las micro cervecerías que te permitirán maridar cerveza artesanal con platillos locales como el Poutine; algunas recomendables son Brasseurs de Montréal, Benelux o Brutopia.

5.Color en las calles y los parques. En esta época del año, el color se vive de múltiples formas, los festivales musicales de luz y de gastronomía llenan los parques, la Formula 1 viste los callejones y las artes circenses salen a las calles. En el mismo barrio en el que se encuentra la Ruta de la Cerveza descubrirás movimientos artísticos, un increíble ambiente latino y, sobre todo una sorprendente escena de arte callejero al nivel de Londres, Nueva York y Berlín. Y ¿qué más color que disfrutar de uno de los destinos más gayfriendly del planeta?

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo